27 de noviembre de 1879: Batalla de Tarapacá

Batalla de Tarapacá: 27 de noviembre de 1879En estos tiempos en que se regala el adjetivo "héroe" a cualquier persona -como viene ocurriendo con simples jugadores de un deporte por hacer aquello que se supone deben hacer cada vez que juegan, hacer goles a favor de su equipo- es comprensible no encontrar muchas actividades para celebrar a aquellos verdaderos héroes que entregaron su vida por nuestro país. Hoy se cumplen 138 años de la única victoria terrestre peruana durante la Guera del Pacífico, la Batalla de Tarapacá, donde brillaron Andrés Avelino Cáceres, Belisario Suárez, Mariano Santos, entre otros. Compartimos con ustedes, estimados y amables lectores, esta columna publicada hoy en el Diario Correo, cuyo autor es Miguel Ángel Rodríguez Mackay.

Significado de la Batalla de Tarapacá

Escribe: Miguel Ángel Rodríguez Mackay

La Batalla de Tarapacá fue nuestra gran victoria durante la campaña terrestre de la Guerra con Chile (1879-1883). Sucedió un día como hoy hace 138 años, luego de que perdiéramos el control de nuestras costas.

La inmolación de Grau y de toda la tripulación del mágico monitor Huáscar en Angamos el mes anterior (8 de octubre de 1879), más allá de que nos dio una pléyade de héroes entre los conocidos y muchos

anónimos como enorme legado para el honor nacional, supuso un punto de quiebre durante la guerra, pues consumada la derrota marítima, a Chile desde el comienzo nada lo distraía en su deseo de doblegarnos también en tierra para hacerse con el modus operandi de la invasión de nuestros territorios sureños (Tarapacá, Arica y Tacna) y en ese plan estaba desde luego su fijación de ocupar, finalmente, Lima, para luego arrinconarnos e imponer sus condiciones.

Aquel libreto de guerra era parte de la tesis expansionista que tenían impregnado en su imaginario aprendido de la doctrina de Diego Portales. Las tropas chilenas confiadas fueron derrotadas por las peruanas al mando del general Buendía en una batalla de más de 12 horas. Allí estuvieron, además, Francisco Bolognesi, Alfonso Ugarte, el argentino Roque Sáenz Peña, el guardia civil Mariano Santos y, por supuesto, el héroe viviente Andrés Avelino Cáceres, luego ungido a la calidad de Mariscal del Perú que murió recién en 1923. A pesar de la victoria peruana, al final de la guerra perdimos ipso iure y para siempre Tarapacá, el día de la firma del Tratado de Ancón (20 de octubre de 1883), que nunca debió firmarse.

Si el Tratado de Ancón fue deslegitimado por la chilenización que le siguió por 46 años, el Tratado de Lima de 1929 confirmó vía el principio del derecho internacional del Pacta Sunt Servanda (cumplimiento de lo pactado) a esos territorios como chilenos, nos guste o no. Relievemos la bravura de nuestros soldados que pelearon pecho a pecho, inmortalizando a la infantería del Ejército que, como arma, hoy está de aniversario en nuestro país.

(Visited 394 times, 1 visits today)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *