Seguridad Social: Los riesgos financieros de tener un hijo después de los 40 años

un hijo después de los 40 añosEn esta interesante nota, publicada en el Diario El Comercio, se toca una realidad pocas veces explorada pero que tiene relación directa con la vida moderna y las consecuencias económicas que eso trae en nuestras perspectivas familiares: a raíz de los cambios en las expectativas laborales y profesionales de muchos hombres y mujeres -especialmente de zonas urbanas- un alto porcentaje de esta población, que estudia y trabaja a tiempo completo, retrasa sus planes de tener hijos mientras se establece, cumple sus metas, realiza sus proyectos personales, etcétera. A consecuencia de esa situación, hay personas que deciden tener su primer hijo al llegar a los cuarenta años, sin considerar aspectos que impactarán de manera muy fuerte no solo su economía sino su propia capacidad para desenvolverse como padres. Si bien es cierto que una persona, al superar la barrera de los 40 años, posee mayor madurez y estabilidad emocional, también es verdad que a esa edad se inician procesos naturales relacionados al envejecimiento, lo cual hace pensar en que, cuando su hijo tenga 18 años y esté en la efervescencia del paso de adolescente a adulto, los padres estarán a punto de cumplir 60 años. Y así, la nota se proyecta al pago, por ejemplo, de los estudios universitarios, que coincidirán con sus ceses laborales. ¿Cuáles son los efectos en términos de seguridad social, calidad de vida y previsión que esto trae? Aquí les dejamos la nota, editada de la versión original, publicada hace un par de días:

Los riesgos financieros de tener un hijo después de los 40 años

Diario El Comercio, miércoles 22 de abril de 2015

Se debe planificar pues los costos de la educación universitaria tienden a llegar cuando uno se prepara para la jubilación. Se está volviendo más común tener hijos después de los 40 años. Gregory Gardner tenía 44 cuando nació su hijo, Bo. Su llegada le dio un giro a sus planes financieros. “Probablemente yo nunca iba a retirarme oficialmente”, dice Gardner, ahora de 46 años, quien es dueño de su propia empresa de planificación financiera en Texas. “Pero yo iba a cambiar el ritmo al llegar a los 50, y ahora voy a tener 63 cuando mi hijo se gradúe de la escuela secundaria. Hemos aumentado drásticamente nuestros ahorros”.

En estos días casi todo el mundo conoce a alguien que ha tenido un bebé después de los 40. En Reino Unido, uno de cada 25 bebés nace de una madre mayor de 40 años, según la Oficina de Estadísticas Nacionales. En Estados Unidos, aproximadamente uno de cada 96 bebés nace de una madre de entre 40 y 44 años de edad, según el Departamento de Salud y Servicios Humanos de ese país. El número de mujeres que tienen su primer bebé después de los 40 aumentó en más del doble entre 1990 hasta 2012.

Hay algunos desafíos financieros particulares que resultan de tener un hijo a los 40 años. Por un lado, los costos de la educación universitaria tienden a llegar justo cuando se está preparando la jubilación. No es imposible con la preparación adecuada. Aquí está su estrategia. Usted necesitará una gran cantidad de energía y planificación financiera detallada. Por suerte, usted ya está probablemente en un buen lugar.

“Lo que he visto con algunos de mis clientes que han hecho esto es que a veces es más fácil porque se está entrando al momento de máximos ingresos”, asegura Shannon Lee Simmons, planificadora financiera con la firma Simmons Planificación Financiera en Toronto, Canadá. “La seguridad laboral es más alta, la hipoteca está bajo control y no hay tanta deuda estudiantil. Hay más dinero para trabajar”.

Mantenga sus objetivos de ahorro pensional. “Lo que no se debe hacer es, de repente, abandonar el plan de jubilación que usted tiene establecido”, advierte Bob Gavlak, un planificador financiero con Strategic Wealth Partners en Ohio, EE.UU. “Usted está metido en una especie de ritmo en cuanto a su situación financiera y debe asegurarse de que no esté perturbando excesivamente esa tendencia”. Dicho esto, puede que tenga que replantearse su edad de jubilación, sobre todo si planeaba un retiro temprano.

“Voy a tener que trabajar hasta los 70, porque una vez haya pagado la casa todavía tendré gastos universitarios”, señala Douglas Kobak, un planificador financiero en Pennsylvania, EE.UU., que tiene 47 años y una niña de 4 años de edad. “Hay que pensar en ahorrar más o jubilarse más tarde”.

Usted no se puede dar el lujo de esperar a ahorrar para la educación superior, ya que el gasto llegará cuando se acerque a la edad de jubilación.

Si es necesario, siéntese con un profesional financiero para elaborar un plan que le permita una jubilación cómoda y una contribución razonable a los gastos de educación. Cuanto antes comience, más tiempo tendrá su ahorro para crecer.

Compre un seguro de vida. Si usted no tiene uno ya, ahora es el momento de comprar, pero es probable que le resulte más caro porque usted es mayor. Dicho esto, también tiene una mayor posibilidad de que algo suceda mientras su hijo es menor de edad, por lo que es importante tener el seguro.

La regla general es que usted debe comprar un seguro de vida por valor de 10 a 12 veces su salario anual, pero ya que ha tenido más tiempo para trabajar y acumular activos, usted puede no necesitar tanto.

Deje un testamento. (O actualice su documento existente). Tener un bebé en esta etapa de su vida hace aún más imprescindible que tenga un plan listo en caso de que algo le suceda a usted.

A diferencia de los padres de entre 20 y 30 años de edad, usted no tiene años para recuperarse de los costos de la universidad antes de su jubilación. “Simplemente no puedo aconsejar a los padres de más edad que se endeuden para enviar a sus hijos a la universidad”, advierte Hank Mulvihill, un planificador financiero en Texas. “Eso es un suicidio generacional.”

Hable con sus hijos temprano y con frecuencia acerca de cuánto puede darles para ayudarles con los costos de la universidad y cuánto van a tener que conseguir ellos mismos. “Si usted va a tener deuda, ésta pertenece a los jóvenes que pueden obtener ingresos que les permitan pagarla”, añade Mulvihill.

Tener un bebé requiere ajustes para cualquier persona a cualquier edad. Pero tener un bebé en su cuarta década podría ser más complejo que a los 25. “Si usted observa a una persona mayor de 40 años, que ha sido realmente independiente con sus finanzas, y ahora tiene este nuevo ser humano en quién pensar”, señala Gavlak, “eso no va a ser una parte menor del plan financiero”.

(Visited 102 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *