1 de junio: Recordando a la maestra Elvira García y García (1862-1951)

1 de junio: Recordando a la maestra Elvira García y García (1862-1951)Elvira García y García fue una educadora peruana, profesión a la que se consagró con pasión por más de sesenta años. En su memoria, un colegio nacional de mujeres ubicado en el distrito de Pueblo Libre (Lima) lleva su nombre, como reconocimiento a su dedicación magisterial, en una época dominada por los hombres. Junto a otras pioneras como Mercedes cabello, Juana Alarco de Dammert, las hermanans Boniffatti, Teresa González de Fanning, entre otras, García y García es símbolo de todo lo que ha hecho la mujer peruana por la educación.

Elvira García y García Bert nació el 1 de junio de 1862 en Lambayeque. Inició sus estudios en el Colegio de Educandas de Trujillo, culminándolos en Lima. Empezó a dedicarse a la docencia en 1880, a los 18 años de edad, como profesora del Colegio Santa Isabel.

En 1883 fundó, en el Callao, el Liceo Peruano para la enseñanza de señoritas. En 1884 se graduó de profesora de Instrucción Primaria e inmediatamente fue designada para dirigir la Escuela Municipal Nº 10 del Callao, que ejerció durante diez años, hasta 1894. En 1890 la Comisión de Instrucción Primaria le otorgó el diploma de Preceptora.

Nuevamente en Lima, el 1 de marzo de 1892 tomó la dirección del Liceo Fanning, institución fundada por su maestra, la también notable educadora y escritora Teresa González de Fanning y destinada a la educación femenina. Allí, Elvira realizó su labor más destacada, durante 20 años (de 1894 a 1914), iniciando una serie de reformas destinadas a elevar el nivel de la enseñanza, y que mostraron una concepción más moderna de la docencia. Entre las innovaciones llevadas a cabo se cuenta la introducción de cursos de educación física, para lo cual contrató a la profesora estadounidense Elsie Wood.

Las mejoras que implementó Elvira en la tarea docente no siempre fueron bien comprendidas por los padres de familia, y durante algunos años la educadora tuvo que enfrentar el hostigamiento de los defensores del orden tradicional, hasta que ella misma sufrió en su madurez una transición hacia posiciones sociales conservadoras. Su mensaje se orientó entonces a una concepción religiosa ortodoxa de la vida, un llamado a las antiguas normas cristianas, la exaltación del patriotismo y la restauración de los valores espirituales. En cuanto al papel de la mujer, propugnó un “feminismo bien entendido”, es decir rechazó la beligerancia del movimiento y confió los avances en materia de derechos femeninos a la justicia de las normas legales.

En 1915 el presidente José Pardo y Barreda le encomendó la dirección del Colegio de Educandas de Nuestra Señora de las Mercedes del Cusco, que se encontraba en crisis. Durante cuatro años realizó allí importantes reformas e innovaciones, no sólo en el campo pedagógico sino también en lo referente a la promoción social.

Al fundarse en 1928 el primer Colegio Nacional de Mujeres (llamado después Rosa de Santa María) fue nombrada profesora de castellano y posteriormente fue directora desde 1931 hasta su jubilación en 1941.También dictó clases en el Colegio Nacional Alfonso Ugarte, ejerciendo con una vitalidad asombrosa, incluso hasta la avanzada edad de 80 años.

Luego de su retiro, siguió colaborando con el magisterio y la niñez, para lo cual creó la Sociedad ¡Salvemos a los Niños!, cuya presidencia ejerció hasta su muerte. Fue además socia activa de casi todas las instituciones culturales y filantrópicas limeñas y de algunas internacionales, y vicepresidenta honoraria del Consejo Nacional de Mujeres del Perú.

Elvira García y García falleció en la ciudad de Lima el 23 de octubre de 1951, a la avanzada edad de 89 años. El 28 de noviembre de 1952, por D.S. N° 9230 se dispuso que el antiguo Liceo Lima llevara su nombre (actual Institución Educativa Elvira García y García).

De su abundante bibliografía destacamos las siguientes obras: Lecciones de historia del Perú (1894-1907), El amigo de las niñas (1894), El amigo de los niños (1896), La educación del niño (1924), El diario de una maestra (1927), Historia de los jardines de la infancia en Lima (1939), ¡Salvemos a los niños! (1947), entre otras. Entre las diversas publicaciones en las que colaboró se cuentan los diarios El Comercio, La Prensa, La Crónica, y las revistas Actualidades, El Hogar y la Escuela, La Mujer Peruana, Mundial, Bien del Hogar, Pensamiento Peruano de Lima y La Mañana y El Amigo de Montevideo.

(Visited 104 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *