Inteligencias Múltiples: La Inteligencia Naturalista

Inteligencias Múltiples: La Inteligencia NaturalistaConcluimos nuestra serie de popsts semanales en los que hemos recorrido, una por una, las inteligencias múltiples que describió hace ya más de 30 años el psicólogo y educador norteamericano Howard Gardner. La inteligencia naturalista -que también podríamos llamar inteligencia ambientalista- es aquella que permite no solo distinguir entre especies, formas de vida, recursos naturales, etcétera, sino valorar su importancia y entender, con mayor conciencia y sensibilidad que el promedio, la trascendencia de su función en el ecosistema que tenemos como casa, nuestro planeta. Esta valoración puede desarrollarse de manera científica o de manera vivencial, por lo que no solo cubre el ámbito de las ciencias naturales sino también del activismo conservacionista. Ambas vertientes no deben faltar en la formación integral del niño y el adolescente.

Este tipo de inteligencia es utilizada al observar y estudiar la naturaleza. Los biólogos son quienes más la han desarrollado. La capacidad de poder estudiar nuestro alrededor es una forma de estimular este tipo de inteligencia, siempre fijándonos en los aspectos naturales con los que vivimos. En 1995 esta inteligencia se añadió a las propuestas originalmente por Gradner. 

Es la capacidad de distinguir, clasificar y utilizar elementos del medio ambiente, objetos, animales o plantas. Tanto del ambiente urbano como suburbano o rural. La poseen en alto nivel la gente de campo, botánicos, ecologistas y paisajistas, entre otros. Se da en las personas que aman los animales y las plantas. Capacidad que muestran algunos individuos para entender el mundo natural. Utilizan habilidades de observación, planteamiento y comprobación de hipótesis.

Los naturalistas suelen ser hábiles para observar, identificar y clasificar a los miembros de un grupo o especie, e incluso para descubrir nuevas especies. Su campo de observación más afín es el mundo natural, donde pueden reconocer flora y fauna, y utilizar productivamente sus habilidades en actividades de caza, ciencias biológicas y conservación de la naturaleza. Pero puede ser aplicada también en cualquier ámbito de la ciencia y la cultura, porque las características de este tipo de inteligencia se ciñen a las cualidades esperadas en personas que se dedican a la investigación y siguen los pasos propios del método científico.

  • Aspectos biológicos: Al principio, las capacidades propias de ésta eran incluidas entre la inteligencia lógico-matemática y la inteligencia visual-espacial pero, tomando en cuenta diversos aspectos cognoscitivos como observación, selección, habilidades de ordenación y clasificación, reconocimiento de secuencias de desarrollo, así como la formulación de hipótesis, aplicados en forma práctica en el conocimiento del medio, Howard Gardner consideró que ésta merecía reconocimiento como inteligencia independiente, ya que los subconjuntos de esta son diferentes al resto de inteligencias.
  • Capacidades implicadas: Se especializa en identificar, discernir, observar y clasificar miembros de grupos o especies de la flora y fauna, siendo el campo de observación y uso eficiente del mundo natural.
  • Habilidades relacionadas: Las habilidades del pensamiento naturalista pueden ser aplicadas a muchas disciplinas, ya que entre sus capacidades esenciales se incluyen: observación, reflexión, establecimiento de conexiones, clasificación, integración y comunicación de percepciones acerca del mundo natural y humano, y estas habilidades de pensamiento son útiles para cualquier aprendizaje y sobre todo en actividades de investigación
  • Perfiles profesionales: Está presente en ambientólogos, biólogos, zoólogos, botánicos, paleontólogos, forestales, agrónomos y veterinarios.

Actividades pedagógicas para incentivar su desarrollo:

  • Conservación de la naturaleza: sostenibilidad y medioambiente.
  • Actividades a realizar en entorno natural.
  • Centros de aprendizaje naturalista.
  • Microscopios, lupas, telescopios.
  • Proyectos de investigación.
  • Método científico.
  • Diario de observación.
  • Excursiones al campo.
  • Organizar colecciones.
  • Reconocer relaciones: clasificar, categorizar, comparar.

Áreas de la enseñanza-aprendizaje:

  • Conocimiento y la interacción con el mundo físico.
  • Aplicación del método científico para observar y experimentar aspectos naturales y humanos.
  • Toma de decisiones responsables con la salud, los recursos y el medio ambiente.
  • Comprensión de información científica (clasificación, categorización, partes-todo).
  • Comprensión y uso de procesos y herramientas tecnológicas.
(Visited 768 times, 1 visits today)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *