Pablo Macera (1929-2020): La primera gran pérdida de este año

La noticia corrió, como reguero de pólvora, entre intelectuales, periodistas y diversas personalidades de la academia nacional, en las redes sociales: Pablo Macera, el implacable historiador que examinó como pocos la segunda mitad del siglo 20 de nuestra dolorida república, el cuestionador de inteligencia provocadora que llegó a asegurar que el Perú era “un burdel” pero que no pudo evitar ser humano y cometer serios errores al incursionar en política, falleció la tarde del 9 de enero, constituyendo la primera gran pérdida de este año en nuestro país. Sus textos clásicos, publicados entre las décadas de los cincuenta y los ochenta, quedarán para siempre, como las de Basadre y Flores Galindo, como un legado de aquello que debimos haber hecho para mejorar como país. En Derrama Magisterial tenemos el orgullo de que una de sus últimas obras, Escuela de obediencia y memoria del inca (1743-1818), escrito junto con Manuel Burga, forme parte de nuestra Colección Pensamiento Educativo Peruano, que publicamos el año 2013. Reproducimos aquí la nota publicada por el diario La República.

Pablo Macera: el último gran historiador

por Carlos Páucar (Diario La República, viernes 10 de enero, 2019)

Uno de los primeros que dio la noticia fue su alumno sanmarquino en los años 60, Manuel Burga. Su frase “ha fallecido Pablo Macera” fue replicada de inmediato en las redes sociales por los que han leído sus libros y sus entrevistas con sus nuevas y contundentes interpretaciones de la historia peruana.

En un tuit, Burga añadió que Macera “realizó lo que tanto recomendaba Albert Camus, uno de sus autores preferidos, hacer la historia no de los grandes actores, sino de los que la sufren y esperan aún que se cumpla la promesa republicana”.

Sus allegados precisaron que el historiador Macera falleció la tarde de ayer en la clínica Ricardo Palma.

Fue internado a las 10.30 de la mañana por complicaciones renales. Su avanzada edad hizo que su corazón no resistiera el tratamiento.

Apenas el 19 de diciembre, el famoso autor de Trabajos de Historia, Las furias y las penas (entrevistas), Santero y caminante, La Pintura Mural Andina Siglos XVI-XIX, Nueva Crónica del Perú siglo XX, El Inca Colonial, había cumplido los 90 años de edad.

El exrector de San Marcos Manuel Burga estuvo en la clínica sanisidrina donde fue atendido Macera en sus últimas horas. Allí lo encontró La República. Conmovido aún, había acompañado a su profesor universitario.

 “Fue el gran historiador peruano disruptivo, renovador, inteligente, que propuso una lectura nueva de la historia del país, que rescató las historias de los que no tenían historias y la convirtió en gran parte de la historia nuestra”.

Su nueva interpretación de la historia peruana comenzó, según Burga, cuando entendió la importancia de Túpac Amaru en el proceso de formación de nuestra historia. Comprendió la fuerza de las poblaciones indígenas en la construcción del Perú contemporáneo… “en su larga vida estuvo interesado en entender la memoria de las poblaciones, el recuerdo de los líderes indígenas y cómo ese recuerdo había perdurado en las memorias, en los rituales”.

Era un historiador muy singular, refiere Burga, buscado por la prensa porque siempre anunciaba interpretaciones singulares. “Ningún historiador posterior tuvo la presencia en la opinión pública nacional. Fue muy importante que un gran historiador diera al público sus opiniones a partir de su propia lectura de la historia”.

Nació en Huacho, en 1929. Estudió en La Salle, en el colegio Hipólito Unanue, en Letras y Derecho de San Marcos. Y realizó estudios de postgrado en Francia y optó el grado académico de Doctor en Historia.

Macera dirigió el Instituto de Estudio de Historia Rural Andina por varias décadas. Su obra integral será motivo de estudio por mucho tiempo. Superará quizás los juicios por su intervención en política, una etapa que no opacará su gran legado de investigador.

Opiniones

Manuel Burga – Historiador

“Ha fallecido el historiador de la generación de los 50, el rebelde, innovador, impredecible e inteligente. Enjuició duramente nuestra historia republicana y la dejo de lado para estudiar el Perú indígena. Descansa en paz, maestro”.

Luis Jochamowitz – Periodista, escritor

“El arúspice leía el destino en las entrañas del sacrificio, cómo alcanzarlo o librarse de él. Macera, su inteligencia prodigiosa, su conocimiento de larga mirada sobre quiénes somos nunca fue aprovechado colectivamente. No supimos preguntar, no guardamos silencio para escuchar”.

 

(Visited 1 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *