Teorías del Aprendizaje: El Cognitivismo

Teorías del Aprendizaje: El CognitivismoEl cognitivismo aplicado a la educación vendría a ser un complemento o actualización de aquellos postulados psicológicos y educativos difundidos por la teoría constructivista. Integra las ideas fundacionales de Vygotsky, Piaget y otros y las actualiza con nuevos planteamientos y descubrimientos en los estudios de la neurociencia y las capacidades cerebrales, identificando procesos mentales que contribuyen de diversas formas a la consolidación del aprendizaje. 

El cognitivismo es una corriente psicológica en la cual convergen varias teorías que realizaron aportes teóricos alternativos al modelo conductista. Todas ellas coinciden en el estudio de los procesos mentales tales como la percepción, la memoria, la sensación, el pensamiento, el raciocinio y la resolución de problemas. La cognición son todos los procesos por medio de los cuales el individuo aprende e imparte significado a un objeto o idea.

Uno de los precursores del cognitivismo como corriente psicológica más importantes fue la teoría de Gestalt, surgida en Alemania. Los gestaltistas, quienes toman su nombre del término alemán "gestalt" (que significa "forma") estaban convencidos de que el conductismo no podía explicar el amplio rango de la conducta humana. Por ello, plantearon que el aprendizaje y la conducta subsecuente ocurren gracias a un proceso de organización y reorganización cognitiva del campo perceptual, proceso en el cual el individuo juega un rol activo. Este planteamiento implica que durante el procesamiento de los estímulos, los sujetos agregan algo a la simple percepción la organizan de determinada forma, para poder percibir una unidad o totalidad.
 
Principales representantes:

David Ausubel (EE.UU., 1918-2008): Según Ausubel, el individuo aprende mediante el “aprendizaje significativo”, es decir la incorporación de la nueva información a la estructura cognitiva del individuo. Esto creará una asimilación entre el conocimiento que el individuo posee en su estructura cognitiva con la nueva información, facilitando su aprendizaje. El conocimiento no llega solo a la estructura mental, para esto ha llevado un proceso ya que en la mente del hombre hay una red orgánica de ideas, conceptos, relaciones, informaciones, vinculadas entre sí y cuando llega una nueva información, esta puede ser asimilada en la medida que se ajuste bien a la estructura conceptual preexistente, la cual, sin embargo, resultará modificada como resultado del proceso de asimilación. Existe una interacción entre la nueva información con aquellos que se encuentran en la estructura cognitiva. El aprendizaje nuevo adquiere significado cuando interactúa con la noción de la estructura cognitiva. La nueva información contribuye a la estabilidad de la estructura conceptual preexistente.

Robert Gagné (EE.UU., 1916-2002): Gagné explicó que existen 8 tipos de aprendizaje denominados: Aprendizaje de señal, Aprendizaje de estímulo-respuesta, Encadenamiento, Asociación Verbal, Discriminación Múltiple, Aprendizaje de conceptos, Aprendizaje de Reglas y Solución de Problemas. Sin embargo, cada alumno es un ser único, con vivencias, inquietudes, intereses y motivaciones totalmente diferentes, por lo tanto la concepción del aprendizaje tiene que ir mucho más allá de una situación estímulo-respuesta ya que el aprendizaje es un sistema complejo para encerrarlo solamente en un tipo. Según Gagné existen cuatro divisiones específicas en su enfoque son los siguientes: Incluye los procesos del aprendizaje, cómo aprende el sujeto y las bases para la construcción de la teoría; analiza los resultados del aprendizaje, las condiciones del aprendizaje, que es lo que debe ser construido para la facilitación del aprendizaje; aplicación de esta teoría al diseño curricular, el cual incluye dos partes: análisis de la conducta final y esperada y diseño de la enseñanza.

Howard Gardner (EE.UU., 1943): La Teoría de las Inteligencias Múltiples fue ideada como contrapeso al paradigma de una inteligencia única. Gardner propuso que la vida humana requiere del desarrollo de varios tipos de inteligencia. Así pues, Gardner no entra en contradicción con la definición científica de la inteligencia, como la capacidad de solucionar problemas o elaborar bienes valiosos. Según Gardner y sus colaboradores de la prestigiosa Universidad de Harvard, la inteligencia académica (la obtención de titulaciones y méritos educativos; el expediente académico) no es un factor decisivo para conocer la inteligencia de una persona. Un buen ejemplo de esta idea se observa en personas que, a pesar de obtener excelentes calificaciones académicas, presentan problemas importantes para relacionarse con otras personas o para manejar otras facetas de su vida. La investigación de Howard Gardner ha logrado identificar y definir hasta ocho tipos de inteligencia distintas: Inteligencia lingüística, Inteligencia espacial, Inteligencia musical, Inteligencia corporal y kinestésica, Inteligencia intrapersonal, Inteligencia interpersonal, Inteligencia naturalista. Gardner afirma que todas las personas son dueñas de cada una de las ocho clases de inteligencia, aunque cada cual destaca más en unas que en otras, no siendo ninguna de las ocho más importantes o valiosas que las demás.

Vea aquí las otras teorías del aprendizaje:

(Visited 1.214 times, 1 visits today)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *