1 de diciembre: Día Mundial de Lucha contra el SIDA

Día Mundial de Lucha contra el SIDADesde que aparecieron los primeros casos del Síndrome de Inmuno Deficiencia Adquirida (SIDA), a finales de la década de los ochenta, se convirtió en uno de los temas más difíciles de abordar en todos los frentes, al estar relacionado directamente con el comportamiento sexual de las personas. Por supuesto que hay otras causas para el contagio, asociadas a otros grupos de riesgo -a través del uso de jeringas en el caso de personas que padecen adicción a las drogas o las condiciones de insalubridad al momento de tomar muestras sanguíneas. Es muy importante recordar que necesitamos hablar del SIDA, sus causas y consecuencias, con nuestros alumnos adolescentes que cursan la Educación Secundaria, no solo para evitar poner en riesgo su salud y su vida sino también para entender que no existe ninguna razón para discriminar a aquellas personas que portan el virus. Son temas sensibles que requieren de mucho criterio y sentido de lo humano. En el Día Mundial de Lucha contra el SIDA, dediquemos un tiempo a reflexionar acerca de este tema.

Dejemos de lado las estadísticas y los números que, por cierto, están disponibles de manera abundante en internet (solo es cuestión de buscar un poco) y vayamos un poco más allá. ¿Cómo hablar de SIDA con nuestros alumnos? ¿de qué hablamos cuando decimos “hablar de SIDA con nuestros alumnos”? ¿cuál es nuestra actitud frente a una persona que padece esta terrible enfermedad? Cada una de estas preguntas debemos hacérnoslas con sentido de responsabilidad antes de dirigirnos a los jóvenes, puesto que se trata de temas que afectan directamente a sus vidas y no sabemos, en principio, el impacto que puede tener un concepto mal organizado en su construcción de opinión y actitud frente a los mismos.

La adolescencia es la etapa del despertar sexual del ser humano por lo que se requiere una formación integral acompañada por sólidos conceptos y valores que van desde el respeto por uno mismo y por los demás, el conocimiento del cuerpo y los sentimientos, la salud relacionada al inicio de la vida sexual, la actitud frente al fenómeno de las drogas, la promiscuidad y el manejo de sus primeras relaciones, la homosexualidad y otros tipos de comportamientos frente a los que se verán expuestos en sus círculos sociales (colegio, academia, barrio, universidad, familia), que son fundamentales para su desarrollo.

Por supuesto, son los padres los primeros referentes y responsables de esta formación que prepare al futuro adulto para entender estas situaciones y mantenerse a salvo de contagios y grupos de riesgo. Si tenemos alumnos, hombres o mujeres, con una orientación sexual diferente es muy importante que entiendan, tanto padres como hijos, que no hay razón para sentirse avergonzado ni culpable por ello. Cada palabra, cada gesto y reacción de los padres, será determinante en la hipersensibilidad de todo adolescente, sea o no heterosexual. Recordemos que el rechazo de los padres es el primer paso hacia la búsqueda de otras personas o grupos sociales, fuera de casa, por lo que los riesgos de asociarse a relaciones inapropiadas aumenta.

En el caso de los jóvenes heterosexuales que, estimulados por los medios de comunicación masiva y las presiones sociales, se inician más temprano que antes en sus primeras relaciones de pareja, hablar de prevención y cuidados se hace obligatorio tanto en casa como en el aula. Es bueno recordar que la variable de la “familia no bien constituida” tampoco es determinante en este tema pues los casos se presentan tanto en familias que cumplen con las convenciones básicas (matrimonios formales, hogares no violentos, niveles socio económicos altos) como en núcleos familiares uniparentales (padres o madres solteras, parejas en procesos de divorcio).

En la era de la información deberíamos estar más que capacitados para erradicar, en poco tiempo, la cantidad de contagios que son producto de la ignorancia, del “no saber cómo protegerse” al momento de involucrarse en una relación. Más allá de reprimir o de tratar de negar los cambios sociales que han transformado las relaciones adolescentes, es vital darles toda la información posible sobre riesgos, métodos de prevención. Pero en especial de entender que no se puede ir por la vida pasando de una relación a otra ya que es la principal causa de contagio en el mundo.

Otro tema importante es desterrar los prejuicios para no discriminar a quien, por una u otra razón, padece del mal que nos ocupa. Es una realidad innegable que muchos pacientes de VIH son rechazados por sus parientes más cercanos, generando un problema que se extiende a la sociedad. El paciente de SIDA, que tiene acceso a tratamientos retrovirales -otro de los temas más álgidos por ser política pública no siempre al alcance de quienes más lo necesitan- puede interactuar con todos nosotros sin que eso sea peligro de contagio. Los maestros tenemos una gran responsabilidad frente a las nuevas generaciones para contribuir a la difusión de información de calidad que salve vidas y evite tristezas familiares cuyo efecto es devastador para las personas involucradas.

(Visited 30 times, 1 visits today)

One Response to 1 de diciembre: Día Mundial de Lucha contra el SIDA

  1. Vicente Azañero Carmona dice:

    Felicitaciones por el artículo escrito y a los docentes desde la escuela se debe de comentar a los estudiantes especialmente en la hora de Tutoría; porque son ellos los que debe de conocer y saber como cuidarse; ya que es una enfermedad muy lamentable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>