19 de abril: Día Mundial de la Bicicleta

Día Mundial de la BicicletaLa próxima semana se celebra el Día Mundial de la Bicicleta y varias ciudades organizan, con motivo de este día especial, paseos y actividades diversas para incentivar el uso de este vehículo, poniendo énfasis en los beneficios que tiene tanto para la salud como para la protección del medio ambiente. Como ejercicio y como anticontaminante, la bicicleta ha resistido el paso del tiempo y en lugar de desaparecer, ha fortalecido su presencia en nuestras sociedades como símbolo de un estilo de vida más sano y respetuoso de la naturaleza. Hoy no es poco común ver en las calles, a tempranas horas de la mañana, a gran cantidad de ciudadanos que eligen transportarse en este vehículo hasta su centro de estudios o labores, sorteando las dificultades que les impone el hecho de que Lima no sea una ciudad que esté debidamente preparada para los ciclistas, al punto que terminan invadiendo las veredas y aumentando los riesgos de quienes caminan a pie, lo cual evidencia que, más allá de tener una bicicleta, la cultura de su uso urbano está aun en pañales en nuestro medio. Cuenta la historia que esta celebración se estableció para cada 19 de abril en 1943, tres días después que el científico suizo Albert Hoffman fuera trasladado, sano y salvo, a su casa en una bicicleta manejada por uno de sus asistentes, luego de que quedara semi-inconsciente tras experimentar con el LSD. Pero ¿quién inventó la bicicleta? Derrama Magisterial te lo cuenta en esta nota:

Aunque los testimonios más antiguos de un vehículo de propulsión humana se remontan a las civilizaciones de Egipto, China e India, la primera referencia concreta a los antecedentes de la bicicleta apareció aproximadamente en 1490, en uno de los codex o códices del genio italiano Leonardo da Vinci, llamado Codex Atlanticus. En esta obra se encontró un dibujo de algo parecido a la bicicleta, tal y como la conocemos ahora, incluyendo la transmisión a pedales. Sin embargo, el tiempo hizo que estos dibujos se perdieran en la oscuridad y fueron descubiertos muchos años después de que se patentara el invento de manera formal.

A finales del siglo XVII, el francés Conde Mede de Sivrac inventó el “celerífero”, un juguete de dos ruedas que solo podía avanzar en línea recta. Casi dos siglos después, en 1817, otro inventor europeo, el noble alemán Karl Christian Ludwig Drais von Sauerbronn, creó el primer vehículo de dos ruedas con un dispositivo para cambiar de dirección, pero sin pedales. Conocida como la bicicleta Draisiana (en honor a su creador), sirvió de base para diversas mejoras aplicadas a través de los años hasta que el herrero escocés Kirkpatrick Macmillan revolucionó el invento, añadiéndole pedales que permitían al conductor impulsar la bicicleta son tocar el suelo con los pies. Hasta hoy se exhibe una copia de esta bicicleta en el Museo de Ciencias de Londres, Inglaterra.

En la última década del siglo XIX surgió la figura del industrial inglés John Boyd Dunlop, que reemplazó las duras piezas de macizo caucho que se usaban como ruedas por los primeros neumáticos inflables, que hicieron más fluido y cómodo el traslado en bicicleta. A partir de entonces, y con la revolución industrial a cuestas, comenzó a incrementarse el uso y las aplicaciones para las bicicletas, hasta convertirse en un universo completo que incluye protocolos de uso, clases y calidades, competencias y todo tipo de variaciones en el mundo de las bicicletas.

La más popular, sin duda alguna, es la bicicleta de uso urbano, que en nuestros días ha repotenciado su auge como vehículo principal de transporte en países como Suiza, Alemania, Holanda (Europa) o Japón, China y la India (Asia), en los cuales su uso incluso supera al de vehículos motorizados. Esto se debe, entre otras cosas, a que resulta un medio más económico y práctico, contribuye a sortear los embotellamientos de tráfico por sus dimensiones y al no necesitar combustible, protege el medio ambiente. Las principales vías de estas ciudades cuentan con una infraestructura adecuada para promover el paso seguro de los ciclistas, un modelo que, tímidamente, se replica en nuestro país en algunas avenidas grandes como Salaverry o Arequipa, que tienen las llamadas “ciclovías”.

Los ciclistas tienen, además, una ventaja sobre los no ciclistas y está relacionada a los beneficios para la salud que ofrece la práctica de esta actividad. En el aspecto físico, manejar bicicleta contribuye a mantenerse en forma tanto muscular como cardiovascularmente. Y para las personas estresadas, conducir una bicicleta al aire libre puede ser una excelente terapia de relajación, siempre y cuando se cumplan con las medidas de seguridad pertinente.

Algunas curiosidades del mundo de las bicicletas incluyen los monociclos, usados mucho por malabaristas y actos circenses, las tándem o bicletas dobles y las bicicletas de carrera para circuitos cerrados, con diseños aerodinámicos, ruedas de materiales especiales y llamativos colores. Algunos ciclistas de competencia han llegado a estar entre los deportistas más conocidos del mundo como, por ejemplo, el estadounidense Lance Armstrong, que ganó siete años consecutivos (de 1999 a 2005) el Tour de Francia, la competencia ciclista más importante del mundo. En 2012, la Agencia Antidopaje de los EE.UU. le retiró esos galardones por dopaje y además, lo suspendió de por vida en un escándalo que dio la vuelta al mundo. Pero esa ya es otra historia…

(Visited 158 times, 1 visits today)

One Response to 19 de abril: Día Mundial de la Bicicleta

  1. Raùl Sandòn Pizaro dice:

    Las nuevas autoridades congresales deben dictaminar leyes que promuevan el uso de la bicicleta, un vehìculo modesto, sencillo pero de gran relevancia, en la formaciòn de cultura ambiental en los ciudadanos. Lamentablemente en nuestro pais aun falta mucho por mejorar la educaciòn ambiental.
    Educar a nuestros niños en el uso de la bicicleta es tarea de nuestra generaciòn.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *