23 de septiembre: Día de la Primavera y la Juventud

La primavDía de la Primavera y la Juventudera es, para muchas personas, la mejor estación del año, pues se asocia al florecimiento, el reverdecer tras los fríos invernales y la apacible luz solar que antecede a las altas temperaturas veraniegas. La juventud encuentra en la primavera más razones para ilusionarse, enamorarse, ser optimistas. Las personas adultas salen a trabajar con entusiasmo, movidas por las suaves brisas primaverales. En Argentina, el inicio de la primavera se celebra dos días antes que aquí en el Perú, el 21 de septiembre, y coincide con otra celebración similar, el Día del Estudiante. En nuestro país, la fecha para celebrar el arribo de la primavera es el 23 de septiembre, sobre la base científica que establece su inicio.

Astronómicamente, esta estación comienza con el equinoccio de primavera (entre el 20 y el 21 de marzo en el hemisferio norte, y entre el 21 y el 23 de septiembre en el hemisferio sur), y termina con el solsticio de verano (alrededor del 21 de junio en el hemisferio norte y el 21 de diciembre en el hemisferio sur). A nivel astrológico esta fecha es el límite entre los regidos bajo los signos de Virgo y Libra. Mientras que en algunos horóscopos esta fecha determina el fin del signo de las vírgenes, en otros marca el inicio del signo de la balanza.

Trujillo es nuestra Ciudad de la Eterna Primavera, por su clima agradable y benigno, presente casi todo el año. La capital de la región La Libertad comparte este título con otras ciudades del mundo como por ejemplo Caracas (Venezuela), Medellín (Colombia), Tegucigalpa (Honduras) y Cuernavaca (México). La estación de las flores y los cielos celestes ha sido inspiración tanto de obras de arte como de teorías filosóficas y hasta de revoluciones sociales inspiradas en la libertad.

Por ejemplo tenemos la famosa y reciente Primavera Árabe, una serie de manifestaciones de estudiantes y jóvenes que se sucedieron entre 2010 y 2013 en varios países del Medio Oriente y el norte del África, cuyo mayor ejemplo se produjo el 1 de febrero de 2011 con la llamada Marcha del Millón de Personas en la Plaza Tahrir de El Cairo, Egipto, una multitudinaria congregación de juventudes que, convocadas a través de las redes sociales, se reunieron para exigir la salida del dictador Hosni Mubarak. Ya en 1968, en Checoslovaquia -país que se dividió en 1993 en República Checa y Eslovaquia- se había producido la Primavera de Praga, en que centenares de estudiantes, intelectuales y trabajadores protestaron en contra de un régimen despótico.

Obras sublimes del arte clásico fueron inspiradas por la primavera: Antonio Vivaldi, el genial músico barroco italiano, bautizó “Primavera” al primer movimiento de “Las cuatro estaciones”, una de las suites de música clásica más exquisitas y reconocibles aun hoy, a casi 300 años de haber sido compuesta. Otro italiano, el pintor Sandro Boticcelli, hizo bellos cuadros inspirado en la primavera. Poetas famosos como Gabriela Mistral (Chile), Antonio Machado (España) o Gustavo Adolfo Bécquer (España) también dedicaron sus románticos y sensibles versos a la estación de las flores y el renacer de la vida.

Todas estas ideas -juventud, libertad, amor, creatividad, clima agradable- hacen de la primavera una estación de luz y positivismo, así como de buenos propósitos y disposición de ánimo para la concreción de planes y sueños. Desde filósofos como el alemán Emmanuel Kant hasta cantantes populares como el argentino Palito Ortega reconocen en la primavera a una época iniciadora de nuevos ciclos, un concepto que también se asocia a la espiritualidad desde diversas religiones.

(Visited 211 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *