8 de marzo: Día Internacional de la Mujer

8 de marzo: Día Internacional de la MujerComo cada 8 de marzo, este miércoles se celebra el Día Internacional de la Mujer, una fecha en la cual es necesario llamar a la reflexión respecto de todas aquellas mujeres que padecen de extrema pobreza, maltrato físico y psicológico, discriminación y abuso sexual. Y aunque estos casos extremos nos puedan traer a la mente a las sociedades orientales más radicales, en realidad no tenemos que mirar muy lejos para darnos cuenta que, en pleno siglo 21, muchas mujeres viven al filo de la navaja, en condiciones infrahumanas. Basta recorrer los caseríos y zonas alejadas del interior país, o tomar un taxi hacia zonas marginales y deprimidas de nuestra capital para encontrarnos con situaciones en donde la dignidad de la mujer no es tomada en cuenta, ante la anuencia de un entramado social que la sigue viendo como objeto, en el caso de algunas con su propio consentimiento, o personas de segundo nivel.

Conozcamos la historia de esta fecha especial, que se inició como un reconocimiento a su derecho a participar de la vida social, educativa y laboral.

El libro de Friedrich Engels El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado, publicado en 1884, jugó un papel fundamental en la creación de las primeras corrientes feministas dentro del movimiento obrero internacional. El marco teórico de Engels tocaba de manera directa y concreta temas importantes sobre el rol que cumplía la mujer dentro de la sociedad. Entre estos se encontraban la reproducción consciente y planificada, la diferenciación entre sexualidad y procreación, la maternidad independiente, la emancipación femenina y la utilización de métodos anticonceptivos.

Entre 1909 y 1910 ocurrieron una serie de acontecimientos que cambiarían la percepción internacional que se tenía de la mujer dentro del mundo occidental. En febrero de 1909, y tras una declaración del entonces aún existente Partido Socialista de los Estados Unidos de Norteamérica, se celebró por primera vez el día de las mujeres socialistas.

La política comunista alemana Clara Zeitkin, se encargó de que en 1910 se proclamara al 8 de marzo como Día Internacional de la Mujer Trabajadora en la Segunda Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas que se llevó a cabo en Copenhague (Dinamarca) y a la que asistieron numerosas representantes femeninas. Además, esta conferencia se reivindicó el sufragio universal para las mujeres de la comunidad internacional.

Finalmente, en 1911 y como resultado de los sucesos acaecidos entre 1909 y 1910, se celebró por primera vez el Día Internacional de la Mujer Trabajadora en Austria, Alemania, Dinamarca y Suiza. Una serie de mítines, a los que asistieron más de un millón de personas, se llevaron a cabo para celebrar la nueva condición de la mujer dentro de la sociedad. Un sinnúmero de nuevos horizontes (derecho a voto, ocupación de cargos públicos, formación profesional, etc.) se abrió para permitir que un género que hasta entonces había sido maltratado, vilipendiado e ignorado, se fortaleciera y exigiera los derechos que como ser humano siempre le correspondieron.

Hubo un hecho que reforzó el creciente pensamiento sobre la igualdad del género femenino, al menos dentro de las sociedades occidentales. Poco después de las celebraciones llevadas a cabo en el norte de Europa, un terrible y atroz siniestro, destruyó la fábrica de camisas Triangle de Nueva York. Este incendio de dantescas dimensiones y en el que perecieron más de ciento cuarenta mujeres trabajadoras (en su mayoría inmigrantes) caló tan fuerte dentro de la sociedad norteamericana que, a nivel legislativo, se llevaron a cabo una serie de reformas para determinar el contexto laboral en el que trabajarían las mujeres de ese país.

Sin embargo, a causa de la idiosincrasia de las diferentes culturas y países, las coyunturas políticas y los acontecimientos mundiales, el Día Internacional de la Mujer empezó a celebrarse con varios años de diferencia, por ejemplo en la antigua Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, se declaró por primera vez en 1965 día festivo al Día Internacional de la Mujer. En China, la festividad fue tomada en cuenta en 1922 por primera vez, mientras que en España fue durante la guerra civil de 1936 que las primeras agrupaciones feministas vieron sus deseos realizados.

A partir de 1975, la Organización de las Naciones Unidas, celebra el día internacional de todas las mujeres a nivel mundial. La proclamación del Día Internacional por los Derechos de la Mujer y la Paz Mundial, tuvo que esperar hasta 1977, año en que oficialmente se reconoció y celebró este día para honrar, enaltecer y ensalzar la contribución que muchísimas mujeres han hecho a la humanidad en diferentes y variados campos de la actividad humana.

En la actualidad, la ONU cuenta con una Entidad para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de la Mujer, una institución creada al interior de la ONU a fin de seguir protegiendo los derechos de la mujer, sobre todo dentro de los países miembros que tradicionalmente se han caracterizado por no respetar la integridad y equidad de los marcos legislativos que regulan la semejanza existente entre los géneros. Cuatro conferencias mundiales sobre la mujer se han llevado a cabo desde 1977 a fin de dejar claro el relevante papel del género femenino en todas las colectividades alrededor del mundo.

Reflexiones de una docente en el Día de la Mujer

(Visited 100 times, 1 visits today)

2 Responses to 8 de marzo: Día Internacional de la Mujer

  1. Flor de María Casasola Mel dice:

    El texto expuesto." Día Internacional de la Mujer" nos sensibiliza, nos lleva a la reflexión y nos ubica en el contexto actual . Si bien es cierto hay algunos avances logrados que reflejan implicancias significativas para las mujeres, pero más aún existen grandes retos y compromisos que debemos asumir en el escenario donde nos encontremos tales  como: el poner fin a todas las formas de discriminación y violencia tanto en los ámbitos públicos y privados contra todas las mujeres, incluídas la trata y explotación sexual y otros tipos de explotación.

    Por ende todos y todas debemos involucrarnos y comprometernos de hacer todo lo posible para superar los prejuicios, y paradigmas arraigados en nuestra sociedad. Señalar y mantener siempre presente que la mujer es igual que el hombre, en derechos,condiciones y obligaciones; logrando de esta manera una sociedad justa. Reindivicando de esta manera la igualdad de género que tanto  hace falta en en nuestra sociedad. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *