Colección Pensamiento Educativo Peruano: Tomo 15

Colección Pensamiento Educativo Peruano: Tomo 15Este es el tomo final de nuestra Colección Pensamiento Educativo Peruano, que estudia y resume los acontecimientos de gestión de políticas educativas ocurridos entre 1980 y 2011, tras la recuperación de la democracia a inicios de la década de los ochenta y cómo se llega, con marchas y contramarchas, a la elaboración del llamado Proyecto Educativo Nacional-PEN, en el último año del segundo gobierno de Alan García Pérez. Como nos comentó su autor, el investigador y sociólogo Ricardo Cuenca, actual director del Instituto de estudios Peruanos-IEP: “Fue un periodo difícil de abordar ya que, a diferencia de los catorce tomos previos, muchos de los actores políticos y educativos aun están vivos y activos, por lo que puede ser hasta cierto punto comprometedor mencionar y puntualizar nombres y responsabilidades desde el punto de vista analítico y objetivo”. Esta tensión entre el análisis de hechos y la inevitable tentación de realizar una crónica de tintes periodísticos, le da riqueza a este tomo pues contiene información valiosa para entender, de manera directa e inmediata, por qué nuestra educación está como está, tanto en sus aspectos positivos (ligera mejora en infraestructura, niveles de aprendizaje en escuela pública, etc.) como en los negativos (falta de continuidad, retrocesos en la búsqueda de consenso político). El tomo 15, titulado precisamente Cambio, continuidad y búsqueda de consenso, 1980-2011; es de lectura obligatoria para autoridades, investigadores y educadores de aula, pues presenta los principales indicadores que han determinado el rumbo de nuestro sistema educativo moderno. En la carátula, dos personajes de vital importancia para nuestra educación contemporánea: el ex presidente Valentín Paniagua (2000-2001) y el R.P. Ricardo Morales Basadre S.J., uno de los integrantes de la Reforma Educativa de 1972 y fundador de Foro Educativo.

Colección Pensamiento Educativo Peruano

Tomo 15: Cambio, continuidad y búsqueda de consenso, 1980-2011 (492 págs.)

Autor: Ricardo Cuenca

Estudio Introductorio

“Iniciamos esta reconstrucción en 1980, esa difícil época en la que el Perú, como muchos otros países latinoamericanos, vivió lo que la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) ha denominado “la década perdida”. Una etapa signada por bajas tasas de crecimiento y un explosivo incremento de la pobreza…” (pág. 3)

“La crisis económica y la violencia política fueron factores decisivos para la desatención de los asuntos educativos. Esta tímida participación del Estado permitió el surgimiento de discursos particulares que conformaron la agenda de la discusión educativa… Este debate sobre el rol de la educación en la construcción de una sociedad democrática continuó durante toda la década…” (pág. 4)

“Probablemente dos de los problemas más críticos que enfrentaron tanto el gobierno de Acción Popular como el del Apra hayan sido la debilitada burocracia estatal y la resistencia del magisterio. Estos hechos complicaron sin duda la materialización de las intenciones de cambio educativo enunciadas pr ambos gobiernos…” (pág. 10)

“… el golpe más fuerte que sufrió el magisterio fue la partidización del gremio y el uso que Sendero Luminoso hizo del profesorado y del sistema educativo para reproducir sus ideas violentistas (Degregori, 1990). En efecto, el magisterio organizado -a través del Sindicato Unitario de Trabajadores en la Educación del Perú (SUTEP)- fue uno de los actores más intensamente golpeados por el conflicto armado interno…” (pág. 11)

“Tanto las propuestas provenientes del movimiento de la educación popular como aquellas provenientes de las escuelas privadas alternativas tuvieron una doble importancia en el discurso educativo de la época. Lideraron la agenda de discusión de temas educativos, a la vez que sirvieron de base para la creación de futuras reflexiones educativas…” (pág. 15)

“El proyecto educativo aprista tuvo importancia en tanto disparador de una discusión. Fue un documento orgánico que motivó a que las fuerzas políticas del país se animen a organizar sus ideas sobre educación a partir de un proyecto educativo. Antecedió a este documento el proyecto educativo cristiano de la Conferencia Episcopal (1982). Luego de estos siguieron la propuesta del Instituto Peruano de Administración de Epresas (IPAE) -en representación de la derecha liberal peruana- y el proyecto educativo de Izquierda Unida…” (pág. 18)

“Este periodo está caracterizado por la aparición de diversos proyectos educativos, en el entendido de que luego de la frustrada implementación de la reforma educativa de la década anterior se requerían orientaciones que marcaran el derrotero a seguir. Junto con los proyectos educativos formulados por las fuerzas políticas, colectivos como la red jesuita Fe y Alegría, liderada hacia fines de los ochenta por el padre Jesús Herrero S.J., elaboraron propuestas educativas centradas en la reflexión sobre la calidad educativa y la definición de pautas para la organización escolar…” (págs. 21-22)

“El discurso neoliberal de Alberto Fujimori, quien prometió atender prioritariamente la educación luego de una década de descuido, se tradujo en una omnipresente reforma liderada por el Estado en alianza con el Banco Mundial (BM), el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la cooperación técnica internacional… En 1990, el presidente Fujimori nombró ministra de educación a Gloria Helfer, una educadora vinculada a la izquierda, animadora de la educación popular y defensora de la escuela pública…” (pág. 34)

“El Foro Educativo (creado el 8 de julio de 1992) se constituye como una asociación civil sin fines de lucro, plural y autónoma, comprometida con la transformación y el desarrollo de la educación peruana en la perspectiva del desarrollo humano sostenible y de una cultura democrática. El Foro Educativo está conformado por un grupo multidisciplinario de profesionales vinculados a la educación cuyo propósito central es hacer de la educación un tema prioritario en la agenda nacional…” (pág. 36)

“El Decreto Legislativo No. 882, promulgado en un contexto de auge de las políticas neoliberales, fue recibido con mucho entusiasmo por los defensores de la economía de mercado, quienes enarbolaban el principio de la subsidiaridad del estado cuando las instituciones públicas, escuela y universidad teóricamente habían fracasado… Se abrió un nuevo espacio de inversión para el capital privado y muchas universidades que habían sido creadas en los años sesenta, como respuesta a la demanda de sectores medios y la politización incontenible de las universidades públicas, pasaron al Decreto Ley 882. Así ganan presencia universidades emblemáticas de ese tipo que se autodenominan universidades-empresa, como la Privada del Norte, la César Vallejo, Alas Peruanas, Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas (UPC), Universidad San Ignacio de Loyola (USIL), Universidad de San Martín de Porres (USMP), Universidad Tecnológica del Perú (UTP) y Universidad Científica del Sur (UCSUR), que desarrollan agresivos programas de marketing con la intención de captar a las poblaciones estudiantiles aun antes de su egreso de la secundaria…” (pág. 39-40)

“El regreso a la democracia en el Perú de finales del siglo XX se dio en un contexto político inusual. El 19 de noviembre del 2000, Alberto Fujimori renuncia a la Presidencia de la república desde el extranjero, en medio de uno de los mayores escándalos de corrupción de nuestra historia. Fue inhabilitado moralmente por el Congreso de la República, por lo que el 22 de noviembre asume la presidencia transitoria del país el abogado acciopopulista Valentín Paniagua…” (pág. 43)

“El 20 de julio del 2001… fue presentado el Acuerdo Nacional por la educación en una ceremonia pública presidida por Valentín Paniagua, quien estuvo acompañado de Eliane Karp (en representación del presidente electo Alejandro Toledo), del ministro de Educación, Marcial Rubio, y del presidente ejecutivo de la comisión, padre Ricardo Morales S.J. En resumen, este producto final sostiene que la educación peruana debe atender varios desafíos para salir de la educación precaria en la que se encontraba…” (págs. 48-49)

“El Consejo Nacional de Educación (CNE) se creó por el Decreto Supremo 007-2002-ED, modificado posteriormente por el Decreto Supremo 010-2002-ED del 15 de marzo de ese mismo año… A partir de esa fecha, el CNE inició un proceso de reflexión, primero interno y luego con actores externos, para buscar acuerdos sobre cuál sería la visión compartida sobre la educación…” (págs. 50-51)

“En el periodo comprendido entre 1980 y 2000 hubo decisiones orientadas a la desconcentración de funciones, fundamentalmente administrativas, en toda la estructura del sistema educativo, decisiones que fueron acompañadas de una potente retórica asociada a la importancia de descentralizar para mejorar la educación…” (págs. 53-54)

“El discurso educativo impulsado por el (segundo) gobierno de García fue, de cierto modo, un regreso al modelo de las reformas de los noventa. La política educativa se asentó sobre la conocida traída del modelo de calidad neoliberal: infraestructura educativa, gestión del sistema y capacitación docente… De otro lado,el gobierno de Alan García modificó también el trato a las zonas rurales y a la educación intercultural bilingüe…” (págs. 60-61)

“Una dimensión importante de las medidas adoptadas por el gobierno aprista fue la evaluación de aprendizajes… El gobierno aprista inició entonces procesos de evaluación tanto para los estudiantes como para los docentes… Los resultados exitosos obtenidos en la evaluación de los estudiantes no se repitieron para el caso de la evaluación de los docentes. Las evaluaciones realizadas durante el 2007 -que incluyeron la evaluación censal para determinar una línea de base de los conocimientos de los docentes y las realizadas para incorporar profesores a la nueva carrera pública magisterial- presentaron problemas de diseño e implementación. Todo ello generó altos niveles de desconfianza entre el magisterio, produciéndose una ruptura en las relaciones entre los docentes y el Estado…” (págs. 63-64)

“Para mediados del 2011, la relación del gobierno con el magisterio y con una importante representación de la sociedad civil estaba intensamente fracturada, pues muchas de las decisiones tomadas sobre el magisterio empezaron a mostrar sus límites y el número de docentes incorporados a la carrera pública magisterial fue disminuyendo…” (pág. 67)

Antología de Textos (de pág. 87 a pág. 463)

  • Ley General de Educación No. 23384, Diario Oficial El Peruano (1982)
  • Ley del Profesorado No. 24029 (1984)
  • Disposiciones Complementarias y Final de la Ley No. 29944 (2012)
  • Decreto Legislativo No. 882, Ley de Promoción de la Inversión en la Educación (1996)
  • Foro Educativo, Bases para un Acuerdo Nacional por la Educación Peruana (1997)
  • Foro del Acuerdo Nacional, Pacto social de compromisos recíprocos por la educación (2004-2006)
  • Pablo Sandoval, Educación, ciudadanía y violencia en el Perú: Una lectura del informe de la CVR (2004)
  • Ministerio de Educación, Las voces del país: Consulta nacional para la educación (2001)
  • Consejo Nacional de Educación, Proyecto Educativo Nacional al 2021 (2006)

Para ver más sobre el autor, haga click aquí

(Visited 184 times, 1 visits today)

2 Responses to Colección Pensamiento Educativo Peruano: Tomo 15

  1. Distéfano dice:

    ¿Seremos valientes para hacernos la autocrítica de que en la historia de la educación peruana: en cada Escuelita Fiscal que llegaba a un pueblito andino de hablantes quechuas,el profesor(a)además de ser hablante monolingûe castellano, les prohibía a los alumnos monolingùes quechuistas que hablasen en su idioma nativo? Sí, colegas, parece que hemos cometido un genocidio lingÛístico que no podemos ocultar; más bien debemos tratar de revertirlo. El concepto de interculturalidad extendido y recreado en cada Región Educativa tiene la iniciativa, arriba; y también en cada colega docente, en la base.

    • admin dice:

      Estimado Distéfano, buenos días:

      Efectivamente, lo que usted dice tiene mucho de cierto y no es de ahora sino desde las épocas coloniales en que a los indígenas se les educaba en español. aunque paralelamente se cultivaba la conservación de la enseñanza del quechua y otras lenguas originarias, en especial en la sierra, debido a su protagonismo en términos de conquista y colonización, algo que no ocurrió en la amazonía.

      Lo invitamos a leer los tomos 2, 3 y 14 de nuestra Colección Pensamiento Educativo Peruano con abundante información documentaria sobre estos temas relacionadoa a la Educación Intercultural Bilingüe.

      http://www.pensamientoeducativoperuano.com/

      Saludos cordiales,

      Oficina de Imagen Institucional
      Derrama Magisterial

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *