Colección Pensamiento Educativo Peruano: Tomo 6

Colección Pensamiento Educativo Peruano: Tomo 6El sexto tomo de nuestra Colección Pensamiento Educativo Peruano, titulado La república educativa liberal, 1860-1879, ha sido escrito a cuatro manos por dos jóvenes académicos, historiadores y profesores de universidad, Cristóbal Aljovín de Losada y Marcel Velázquez Castro y es uno de los más interesantes del periodo republicano temprano ya que cubre ampliamente un rango corto de tiempo -dos décadas- en que la educación peruana experimenta todavía múltiples transformaciones y no termina de encauzarse debido a la irrupción de una terrible coyuntura: la cruenta y traumática Guerra del Pacífico. Aljovín y Velázquez analizan, en el estudio introductorio, los aspectos más importantes de la educación laica y religiosa en el país, la primera revolución educativa planteada por el gobierno de José Pardo y los pensamientos de destacados personajes de la educación nacional como José Arnaldo Márquez, Manuel Gonzáles de la Rosa, Mariano Amézaga, Mercedes Cabello de Carbonera, entre otros. Asimismo, se destaca la importancia que tuvo en esta época la Universidad Nacional Mayor de San Marcos en la formación ideológica de los primeros pensadores peruanos y cómo este acercamiento intelectual fue influyendo en la manera de educar a niños y jóvenes en las escuelas, incorporando elementos nuevos y regulando prácticas como el castigo y la retribución, la obligatoriedad, entre otras tendencias. Veamos el resumen:

Colección Pensamiento Educativo Peruano

Tomo 6: La república educativa liberal, 1860-1879 (365 págs.)

Autores: Cristóbal Aljovín de Losada y Marcel Velázquez Castro

Estudio Introductorio

“Reforma educativa liberal es el nombre genérico con el que se designan los esfuerzos de la elite política, las asociaciones civiles y los gobiernos por plasmar en leyes e instituciones los ideales liberales: libertad de enseñanza, educación pública primaria para todos, educación superior para las elites, secularización de la educación, y difusión de teorías y métodos científicos en la educación superior. Estas reformas liberales fueron un proceso gradual que abarcó diversas iniciativas políticas, sociales y legales durante casi tres décadas, desde el primer reglamento de Castilla de 1850 hasta el reglamento de Pardo de 1876…” (pág. 3)

“Respecto a cómo pensar la educación y otros temas nacionales, se cruzan con mucha facilidad lo nacional y lo extranjero, de Europa y el conjunto de países americanos. Aunque no se trata necesariamente de debates nacionales, estos siempre son retomados siguiendo la propia dinámica nacional…” (pág. 7)

“En los discursos educativos de la segunda mitad del siglo XIX hay una fuerte impronta ideológica de imposición de la civilización católica, lo que implicaba mirarse en Europa; una alternativa disidente es la lectura de José Arnaldo Márquez, que lucha por una educación laica y propone emular el camino norteamericano y alentar la inmigración protestante…” (pág. 9)

“Este periodo fue de gran actividad legislativa en el ámbito de la educación. El hito más importante de esta etapa fue el Reglamento General de Instrucción Pública, promulgado el 18 de marzo de 1876, durante el gobierno de Manuel Pardo. El ministro del ramo era Manuel Odriozola. Este reglamento contaba con 349 artículos y sustituía al de 1855, que contó con 80 artículos…” (pág. 12)

“Existía una enorme brecha entre los servicios educativos urbanos y los rurales. La cobertura educativa fuera de las ciudades importantes era limitada y la calidad de la enseñanza y el aprendizaje fue más de una vez criticada. Es por ello que las cifras de educación y alfabetismo de Lima no reflejan la realidad nacional. Lima, como la capital de la República, concentraba el mayor número de instituciones educativas del país, además de que contaba con mejores con mejores condiciones y mecanismos que permitían un mayor control de la calidad educativa…” (pág. 17)

“Carlos Prince, en su Lima antigua. Tipos de antaño (1890), ofrece un retrato del maestro de escuela bajo los siguientes términos: “largo y estirado, o rechoncho y panzón, con calzón corto, levita ancha y larga, zapatos de lazos de cinta negra o hebillas de plata, con la pechera de la camisa rizada, corbata blanca y gorro de algodón del mismo color, y con palmeta o chicote en las manos…” (pág. 18)

“Esta importante institución de origen colonial (San Marcos) se encontraba en decadencia administrativa y académica hacia 1830, pues no funcionaba como tal y solo se dedicaba a la expedición de grados académicos. Los estudiantes de instrucción superior se formaban en el Colegio San Carlos y en el llamado Colegio de Medicina de la Independencia (ex San Fernando). Adaptar la tradición escolástica y el peso ideológico de la Iglesia en la enseñanza universitaria a las nuevas demandas de una sociedad que irreversiblemente avanzaba hacia un proceso de modernización y secularización fue difícil y tomó varias décadas…” (pág. 25)

“Los valores del niño son transformados a través de la educación. Juegan un papel en ella tanto en la familia como en la escuela. La familia, y en especial la madre, dan los cimientos de la educación del niño, que es completada por la labor de los maestros. Con el antecedente de una buena educación familiar en la que se aprendan las jerarquías naturales, el niño “será sensible y agradable a los consejos y a las deferencias y cuidados de sus maestros”…” (pág. 32)

“Las veladas literarias de Juana Manuela Gorriti (1876-1877) constituyeron un adecuado espacio para esgrimir planteamientos y discutir sobre la naturaleza y los límites de la educación femenina…” (pág. 44)

“La educación continuó siendo para una minoría. Su cobertura fue para un universo de niños y, en mucho menor medida, niñas de las ciudades y pueblos de mediana extensión. Aunque existiera una política de Estado para expandir la cobertura de la educación en todo el territorio, esta crece más en las ciudades de la costa que en las de la sierra, y más entre varones que entre mujeres. Construir una escuela en un pueblo apartado significaba movilizar una red de intereses políticos; los lazos entre la elite local y los políticos limeños resultaban determinantes en la obtención de ayuda económica para lograr el objetivo. Hay escuelas públicas estatales y municipales; y escuelas privadas regentadas por independientes y por la Iglesia…” (pág. 51)

“También hubo resistencia de diferentes sectores a los cambios: la Iglesia se enfrentó a la promoción de la escuela laica, los maestros de primaria no querían ser supervisados por el Estado y los padres de familia no enviaban a sus hijos a las escuelas, principalmente en zonas rurales…” (pág. 52)

Antología de Textos (de la pág. 61 a la pág. 365)

  • Juan Mariano Goyeneche y Gamio, Discurso sobre la educación de la juventud (1859)
  • Francisco García Calderón, La instrucción pública en el Perú (1859)
  • Tomás Dávila, Instrucción primaria (1860)
  • Reglamento para el Colegio Nacional San Juan de Trujillo (1860)
  • Luis Faustino Zegers, Bases para la educación democrática (1861)
  • Crónica de la quincena, La Revista de Lima (1861)
  • Melchor T. García, La Escuela Normal (1861)
  • José Arnaldo Márquez, Recuerdos de viaje a los Estados Unidos (1862)
  • Mariano Amézaga, Problemas de la educación peruana (1869-1870)
  • Manuel Gonzáles de la Rosa, Informe del inspector de los establecimientos departamentales de Instrucción y Beneficencia (1869)
  • Manuel Pasapera, Algo para una ley de Instrucción (1874)
  • Luis B. Cisneros, Memoria de instrucción primaria (1875)
  • Reglamento General de Instrucción Pública (1876)
  • Mercedes Cabello de Carbonera, Importancia de la literatura (1876-1877)
  • Mercedes Eléspuru y Lazo, La instrucción de la mujer (1876-1877)
  • Teresa Gonzáles de Fanning, Trabajo para la mujer (1876-1877)
  • Manuel de Osma, Curso de Pedagogía (1877)

Para mayor información sobre los autores, haga click aquí

(Visited 216 times, 1 visits today)

One Response to Colección Pensamiento Educativo Peruano: Tomo 6

  1. Agapito Hachire dice:

    interesante tema para continuar analizando nuestra historia nacional y que el ciudadano tome conciencia sobre el rol de cada estamento responsable de la educación peruana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *