Curiosidades: El voto de silencio de Meher Baba (10 de julio de 1925)

La vida moderna no concibe el silencio como una posibilidad. Desde que uno sale se enfrenta a las bocinas de los autos, los gritos de los trabajadores del transporte público, las llamadas por teléfono. Reuniones de trabajo, de estudio o de entretenimiento social, todas envueltas en una atmósfera confusa de sonidos diversos que se han convertido en parte de la vida. Un momento sin hablar es, en la actualidad, prácticamente en un lujo, algo reservado para las misas, velorios o para los famosos "minutos de silencio" que se suelen solicitar en ceremonias o espectáculos masivos, para rendir homenaje a alguien que ya no se encuentra entre nosotros (incluso esto último es poco respetado y, antes que se cumplan 60 segundos, ya las personas comienzan irremediablemente a hablar y hacer ruidos). Pero hubo un hombre que desafió esta necesidad humana de hablar y mantuvo un voto de silencio, por razones estrictamente espirituales. Nos referimos al místico nacido en India Meher Baba. Conozcamos su historia:

La biografía de Meher Baba comienza en Poona, en la India, el 25 de febrero de 1894. El pequeño Merwan Sheriar Irani se educó en la tradición religiosa zoroástrica. Sus padres también sentían un gran interés por el esoterismo islámico.

De joven cursó sus estudios en una escuela cristiana. Más tarde, cuando estudió en el Deccan College en Poona, pasó en bicicleta cerca de la casa de una célebre mística musulmana, Hazrat Babajan. Inesperadamente, ella le hizo señas al niño para que se acerque y, cuando lo tuvo ante sí, le dio un beso en la frente. Este signo de elección sumió al joven Merwan en un indescriptible estado de estupor. Decidió orientarse hacia el hinduismo y se convirtió sucesivamente en discípulo de Sai Baba (de Shirdi) y Upasni Maharaj (de Sakori). Ambos maestros percibieron que Merwan no era sino el Avatar de la era, es decir, el nuevo receptáculo de la divinidad.

En la religión hindú, el Dios superior Vishnú desciende con regularidad a la tierra para preservar la estabilidad del universo. Los hindúes consideran así a Rama, Krishna, e incluso a Buda como Avatares, es decir, encarnaciones humanas del Dios Vishnú.

Para los dos maestros indios de principios del siglo 20, el nuevo Avatar no es otro que Merwan. En 1921, Upasni Maharaj consideró que el joven estaba preparado para llevar a cabo su misión avatárica. Desde ese momento, el nuevo maestro cambia de nombre y se convierte en Meher Baba, que significa "padre compasivo".

A partir de 1923, el culto se organizó y adquirió un campamento militar abandonado que databa de la Primera Guerra Mundial y que se convirtió en el centro mundial de los "Baba Lovers": Meherabad. En él se instaló una escuela gratuita, un hospital, un dispensario y refugios para los pobres.

Desde el 10 de julio hasta su muerte en 1969, Meher Baba no emitió palabra alguna. Primero comenzó a comunicarse usando una tabla de alfabeto y después, con particulares gestos de las manos, los cuales eran interpretados y traducidos en palabras por su mandali (grupo de discípulos). Meher Baba dijo que su silencio no debía tomarse como un ejercicio espiritual a disposición de todos, sino que era únicamente una conexión con su trabajo universal

En varias ocasiones, Meher Baba prometió romper su silencio pronunciando una sola palabra antes de morir, incluso solía decir exactamente cuándo y dónde ocurriría eso, pero según todas las versiones existentes, estuvo en silencio hasta su muerte. Muchos de sus seguidores quedaron decepcionados ante esta promesa incumplida, aunque otros la consideraron una prueba de fe.

Durante años, Baba les pidió a sus seguidores que cada 10 de julio se conmemorara su voto de silencio practicando la austeridad, el ayuno y la oración. En su último 10 de julio , solo pidió a sus seguidores que guaradarn silencio. Hasta hoy, muchos de sus seguidores celebran el Día del Silencio en su honor.

Los viajes y enseñanzas de Baba dejaron un legado de seguidores y devotos en todo el mundo. Aunque Baba participó en grandes reuniones públicas, él no estaba de acuerdo con evangelizar: “no necesito ni propaganda ni publicidad”. En lugar de eso, instaba a quienes lo seguían a que vivieran su vida como un mensaje de amor y verdad para los demás y que extendieran su mensaje de amor y verdad por todas partes.

En la estela del movimiento hippie y del Flower Power, un gran número de jóvenes estudiantes rebeldes adoraron al “mesías indio”. Su adhesión al culto resultó muy atractiva pues no había exigencias, pagos o represiones del comportamiento. Baba tiene centenares de miles de adeptos en la India. En Estados Unidos, en 1971 se contabilizaban siete mil discípulos.

Su influencia en la cultura popular es amplia, particularmente en el mundo de la música popular contemporánea. Por ejemplo, el guitarrista, cantante y compositor inglés Pete Townshend, líder del grupo de rock The Who, compuso en 1971 la canción Baba O'Riley, combinando el nombre de Meher Baba con el de Terry Riley, una de sus influencias musicales. Asimismo, en 1988, el artista norteamericano Bobby McFerrin lanzó su conocido éxito Don't worry be happy (No te preocupes, sé feliz), cuyo título es una famosa frase del místico.

(Visited 58 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *