El Padrino: Literatura y cine

El PadrinoUna de las sagas cinematográficas más conocidas del siglo 20 es, sin duda, la de The Godfather (El Padrino), tres películas dirigidas por Francis Ford Coppola y protagonizadas por algunos de los mejores actores de la historia del séptimo arte: Marlon Brando, Al Pacino, Robert de Niro, entre otros. Esta historia de una familia criminal ítalo-norteamericana ha aportado diversos elementos de su imaginería a la cultura popular, desde la extraordinaria música compuesta por Nino Rota hasta frases y escenas inolvidables. Todo esto partió de la imaginación de un novelista italiano, Mario Puzo, quien también colaboró en el guión cinematográfico.

No hay persona ligeramente aficionada al cine que no haya visto, por lo menos una vez, El Padrino. The Godfather –tal es su título en inglés- se convirtió rápidamente en una película de culto y sus personajes, escenas, música y frases han pasado a ser componentes de la cultura pop mundial.

Las relaciones peligrosas que se desencadenan al interior de una familia de mafiosos han logrado también hacer su ingreso al imaginario popular, debido a las sorprendentes similitudes que existen entre los manejos turbios de los Corleone y su red de enemigos con los enjuagues políticos de la vida cotidiana de nuestro país.

En este interesante texto, publicado en un conocido blog de cine (https://lilylahijadelencargado.wordpress.com), se analizan las relaciones entre el autor de lanovela original, Mario Puzo –un escritor italiano- y sus colaboraciones con el guionista y director de cine norteamericano Francos Ford Coppola para la creación de esta trilogía icónica, una de las más famosas del séptimo arte.

En 1969, el escritor norteamericano de origen italiano Mario Puzo, editó una novela ambientada en el mundo de la Mafia a la que tituló “El padrino”. Puzo ya había escrito tres novelas anteriormente y unas cuantas más con posterioridad, varias de ellas tocaban el mismo tema.

Entre su obra literaria destaca también su labor como guionista para varias producciones importantes en Hollywood, como “Superman” o “Terremoto” y también las tres partes de “El padrino”. Había nacido en Nueva York en 1920 y cultivó la literatura hasta su fallecimiento en 1999 a los 78 años poco después de terminar su última novela “Omertà”.

En su novela “El padrino”, Mario Puzo cambió radicalmente la visión que, de los componentes de la mafia, se había tenido tradicionalmente en la cultura popular a través de novelas, comics y películas. Los gánsteres que aparecían en su novela estaban idealizados y se comportaban como unas personas inteligentes, reflexivas e incluso benevolentes con las que tenían alrededor.

Puzo no condenaba a los mafiosos, los humanizaba reconstruyendo situaciones y personajes reales, presentándolos con conflictos y problemas (ambición, traición o ingratitud filial) que ya aparecían en “El rey Lear” o en “Macbeth”.

Hollywood decidió llevar a la pantalla la obra de Puzo y para ello escogieron a un director poco conocido llamado Francis Ford Coppola. Era ítalo-americano y parece ser que esa era una premisa de los productores, como si un director irlandés no pudiera reflejar en el cine la obra de Puzo correctamente. En este caso acertaron plenamente y Coppola realizó una exitosa trilogía basada en la novela a lo largo de 18 años. La primera parte en 1972, la segunda en 1974 y la tercera en 1990.

Están consideradas entre las mejores películas de todos los tiempos, especialmente las dos primeras. El director, con gran inteligencia, se alejó del realismo que imperaba en la novela construyendo una trama irreal, de representación, más operística que teatral y aprovechaba la historia para recrear una visión histórica de los Estados Unidos en la etapa inmediatamente posterior a la Segunda Guerra Mundial.

Coppola se rodeó de un equipo técnico muy competente, donde destacan especialmente el fotógrafo Gordon Willis y el músico Nino Rota y de un grupo de actores excelentes siendo los principales Marlon Brando, Robert de Niro y sobretodo un espléndido Al Pacino que, a lo largo de la trilogía completa, ofrece un recital de actuación pasando de un joven, casi adolescente angelical, apartado voluntariamente de la delincuencia que le rodea, a todo un capo mafioso, un sucesor de su padre, un nuevo “Padrino” más moderno y sofisticado, acorde con los tiempos.

(Visited 52 times, 1 visits today)

One Response to El Padrino: Literatura y cine

  1. Carlos dice:

    Simplemente; extraordinario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>