Fiesta de la Candelaria: Tradición, color y religiosidad en Puno

Fiesta de la CandelariaMáscaras sorprendentes, bailes exultantes y una multitud de personas, entre peruanos y extranjeros que disfrutan de la fiesta en honor a la Virgen de la Candelaria, la segunda concentración religiosa más gande del país, después de la Procesión del Señor de los Milagros. Durante todo el mes de febrero, el mes de los carnavales, las ciudades más frías del Perú y Bolivia se únen en fervor y alegría con desfiles, comparsas y pasacalles de vestuarios coloridos y figuras grandilocuentes que evocan las diabladas, morenadas y tuntunas, algunos de los contagiantes ritmos que llenan las calles del Altiplano. Conozcamos algo más acerca del origen de la Festividad de la Virgen de la Candelaria en la siguiente nota:

La celebración de la Virgen de la Candelaria es una festividad relacionada a la Virgen María que tiene su origen en las Islas Canarias, precisamente en Tenerife. La fecha principal de esta conmemoración es el 2 de febrero, evocando el episodio bíblico de la presentación del Mesías en el templo de Jerusalén y la “limpieza” de la Virgen María después del nacimiento de su hijo. La iconografía referente a este simbólico acto representa siempre a la Virgen María sosteniendo en su brazo derecho al niño y, en su mano izquierda, una candela, cirio o vela, objeto que le da nombre a esta imagen religiosa de la madre de Jesús, denominada en este caso “Virgen de la Candelaria”. Metafóricamente, la luz que María lleva en su mano simboliza la iluminación que trae consigo Jesucristo, iluminación que va a servir de guía a la humanidad, encauzando al mundo por el camino de los valores cristianos. Existía una escultura de la Virgen que se conservaba en la Basílica de la Candelaria en el municipio que lleva el mismo nombre en Tenerife. Esta figura desapareció en 1826 después de que una gran tormenta hiciera su paso por la isla, destruyendo además muchísimas otras construcciones. La leyenda cuenta que dos campesinos guanches de la isla de Tenerife tenían la intención de hacer entrar a su ganado a unas cuevas y que, por alguna razón para ellos incomprensible, el ganado se negaba a obedecer sus órdenes. En medio de su asombro, los dos pobladores de la isla observaron que, sobre una roca a la entrada de las cuevas, se encontraba la imagen de una mujer a la que hicieron señas para que se retirase, a fin de poder hacer entrar a su ganado. Al intentar uno de ellos moverla, el contacto con la figura inmovilizó su brazo. El otro campesino intentó atacar a la imagen con un cuchillo, pero esto no surtió efecto, al herirse él mismo con el arma punzocortante. De inmediato, ambos comprendieron que se encontraban ante la presencia de una mujer de naturaleza sobrenatural. Las islas Canarias fueron frecuentemente un lugar de parada obligatoria para las embarcaciones que viajaban de la península ibérica hacia el nuevo continente durante la época colonial, razón por la cual la festividad de la Virgen de la Candelaria encontró su camino hacia América del Sur y también hacia Norteamérica. Actualmente se venera con grandes celebraciones a la Virgen de la Candelaria –llamada también Virgen Canaria- en nuestro país, pero también en Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Venezuela, Uruguay, Puerto Rico y hasta en los Estados Unidos. En nuestro país, esta fiesta de origen religioso se desarrolla en la ciudad de Puno, donde la Candelaria es patrona. La evocación a la Virgen de origen isleño se realiza durante la primera quincena de febrero de todos los años, en esta ciudad ubicada a 3,827 metros sobre el nivel del mar. En Puno se congregan una gran cantidad de bailarines con sus respectivas escuelas de danza, en lo que representa la expresión cultural, artística y dancística más grande del Perú y una de las más grandes de Sudamérica, junto el carnaval de Oruro en Bolivia y el carnaval de Río de Janeiro en Brasil.

El día central de la fiesta, es decir el 2 de febrero de cada año, se celebra una misa a cargo del párroco. En esta misa, los creyentes veneran a la Virgen y le rinden homenaje. La procesión que sigue a la misa es acompañada por los feligreses y una banda de músicos. Ese mismo día, muy temprano por la mañana, los conjuntos de danza acuden a los cementerios para visitar a los integrantes fallecidos que han participado de celebraciones anteriores. La mezcla de manifestaciones propias de las culturas aymara, quechua, y española, crean una atmósfera que deleita a un promedio de 70,000 participantes entre músicos, bailarines, artesanos, fabricantes de indumentarias y zapatos y, por supuesto, turistas. José María Arguedas, el gran escritor indigenista peruano, denominó a Puno como “la otra capital del Perú” por el gran desplazamiento de personas y la algarabía que trae consigo la mítica conmemoración. A través del Decreto Ley 24325, Puno fue elegida Capital Folklórica del Perú, en noviembre de 1985. Dicho título se lo debe Puno, sin lugar a dudas, a esta multitudinaria fiesta de origen religioso. En 2003, el Instituto Nacional de Cultura declaró a la fiesta de la Virgen de la Candelaria como Patrimonio Cultural del Perú. Con el tiempo, el culto a la Virgen Candelaria aumentó e incluyó la devoción que siente la población de Puno y sus alrededores por la “Pacha Mama” o “Madre Tierra”, a la que los pobladores agradecen por sus cultivos.

(Visited 1.425 times, 1 visits today)

One Response to Fiesta de la Candelaria: Tradición, color y religiosidad en Puno

  1. Cristina Vizcarra Figueroa dice:

    He tenido la oportunidad de disfrutar de la Fiesta de la Virgen de la Candelaria en Puno, es una fiesta de mucha devoción y alegría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *