La Homosexualidad: ¿Por qué es tan difícil hablar de este tema?

HomosexualidadLa madrugada del domingo 12 de junio se desató el infierno en una discoteca de la ciudad de Orlando, estado de Florida, en los Estados Unidos de Norteamérica. Un hombre armado hasta los dientes, con fusiles de asalto y explosivos, asesinó a 50 personas e hirió a 53 antes de ser abatido por la policía. La tragedia tiene un dato adicional: la discoteca en la que se produjo era exclusiva para homosexuales, “gays” como resume la prensa convencional, usando el término popularizado desde mediados del siglo 20 como sinónimo de los hombres que mantenían relaciones románticas y sexuales con personas de su mismo sexo (el significado exacto del vocablo anglosajón “gay” es “alegre, vistoso” pero con el tiempo ya ha dejado de usarse con esa finalidad). Este hecho rodea a esta horrenda noticia de una sombra particularmente difícil de procesar en nuestras sociedades que, aun cuando se vanaglorian de ser “modernas” y de “criterios abiertos”, sienten que el tema de la homosexualidad es algo que existe pero que no se piensa, reflexiona o estudia. A veces es más difícil hablar abierta y profundamente de todos los aspectos relacionados a la homosexualidad, así se haga los en términos adecuados, desde los filosóficos y científicos hasta los religiosos y sociales, que aceptar su presencia en formas superficiales como un personaje de la televisión, un periodista influyente o un respetado político, y ni qué decir de las diversas distorsiones que una multiplicidad de factores producen en esta situación que nos genera tanto nerviosismo al momento de definirla: ¿es una opción? ¿es una enfermedad? ¿es una característica genética? ¿es un condicionamiento social? ¿es un pecado? ¿es normal o anormal? La homosexualidad existe desde que el mundo es mundo y hoy está más vigente que nunca. ¿Cómo abordar este tema en clase? La información es nuestra mejor arma contra temores, prejuicios y tabúes…

La educación sexual es uno de los puntos más difíciles de desarrollar de manera seria y enfocada en nuestro sistema educativo, por un lado porque no contamos con la suficiente cantidad de expertos en el tema que sepan combinar la didáctica dirigida a niños y adolescentes con un tratamiento adecuado del tema, que cubra de manera progresiva todos los aspectos de la amplia gama de información referida al conocimiento de su sexualidad; y por el otro, por la enorme confusión y banalización que sobre este tópico tan humano y fundamental para la vida y las relaciones sociales, promueven y difunden los medios de comunicación masiva y la publicidad que exhiben gran cantidad de imágenes y conceptos sin criterio ni orientación haciendo que los jóvenes adquieran información sobre sexualidad de manera desorganizada y, muchas veces, incompleta y perjudicial para su propio entendimiento, lo cual termina impactando en sus propias vidas de distintas maneras.

Y de toda esta problemática para explicar temas relacionados a la sexualidad humana, la homosexualidad es el que más dificultades presenta puesto que nuestras sociedades mismas no están del todo seguras de cómo asumir la existencia, evolución y vigencia de los conceptos y las reacciones que giran en torno a ella. El solo hecho de tratar de definirla genera en los maestros un problema de índole personal, emocional y hasta moral, debido al profundo tabú que ha sido siempre y al extremado cuidado que se debe tener para no “herir susceptibilidades” no solo de los alumnos sino de sus propios colegas y padres de familia, ya que las opiniones, el nivel de información, tolerancia y conocimientos al respecto son cada vez más diversos y, en algunos casos, incompatibles.

Desde quienes consideran que la homosexualidad es pecado hasta quienes la entienden como una opción por un lado; y desde quienes están convencidos de que se trata de una condición natural o genética hasta quienes la ven como una distorsión psicológica ocasionada por el entorno social, hay tantas versiones como personas, y cada una viene influida por la religión, la intolerancia, la ignorancia o la práctica misma de esta orientación sexual, cuestiones que refuerzan la actitud exagerada a favor o en contra y no contribuyen a una visión centrada del tema, dirigida a entenderlo y, eventualmente, aceptarlo y aprender a convivir de manera neutral y desprejuiciada con las personas homosexuales.

Podríamos abundar en lugares comunes, que suelen encontrarse en diversas webs pedagógicas, y decir que “debe educarse en la tolerancia”, o que es “necesario hablar de estos temas en el aula”. Sin embargo, aunque estas ideas son correctas, la dinámica social nos dice que no se está haciendo ninguna de estas cosas y que las recomendaciones sesudas y reflexivas que circulan en la internet quedan en lo declarativo, sin tener un resultado concreto en la vida de las personas. Más allá de lo que cada profesor o profesora decide hacer en su aula para tocar el tema de la homosexualidad en su clase -que alcanza tanto a profesores como a estudiantes- es necesario tomar conciencia de que es muy poco lo que se ha avanzado en ello y que, lamentablemente, hoy menos que en ninguna otra época de la humanidad, los maestros no son la única fuente de información a la que los jóvenes tienen acceso. Y eso, más que una fortaleza es una debilidad para el logro del objetivo final: la educación en valores como el respeto por la diferencia, los derechos civiles y la responsabilidad social de cada grupo de personas.

El último atentado producido en la ciudad norteamericana de Orlando, en el que terminaron asesinados 50 personas en una discoteca, ha puesto de nuevo sobre la mesa este tema, ya que se trataba de un local exclusivo para personas homosexuales, por lo que se ha conceptualizado como crimen de odio, perpetrado por un joven musulmán. En el Islam, la homosexualidad es una transgresión al orden natural y un crimen que se castiga con la pena de muerte. En las religiones judeo-cristianas también hay un rechazo declarado hacia la homosexualidad.

Sin embargo, esta forma de vivir -que no se limita al acto sexual sino a los sentimientos románticos entre personas del mismo sexo- va más allá de las creencias religiosas y su permanente persecución ha sido causa de la conformación de comunidades homosexuales (que poco a poco se han extendiendo e incorporando otros tipos de preferencias no heterosexuales, enmarcadas en lo que hoy se conoce como LGTBI) que expresan su disconformidad hacia este histórico rechazo social con actitudes exageradas y sobreactuadas, que a su vez sirven de pretexto a aquellas personas que, como el asesino de Florida, no están dispuestas a aceptar su existencia y toman decisiones fatales como la ocurrida la madrugada del domingo 12 de junio.

Como vemos el tema es muy amplio -y apenas estamos tocándolo de manera superficial- y definitivamente la escuela es uno de los ámbitos sociales en que nos encontramos constantemente en contacto con sus implicancias y consecuencias, que van desde la discriminación y el bullying, hasta cuestiones mucho más graves como el suicidio escolar, el abuso y la criminalidad, pasando por cuestiones como la depresión, la promiscuidad y la confusión ante la homosexualidad. Aun nos falta mucho camino por recorrer para llegar a un consenso, o por lo menos a una visión genérica que incluya tanto aspectos sociales como legales, que nos permita superar los miedos, la desinformación y los obstáculos hacia una visión más moderna sobre ello.

Ustedes ¿qué opinión tienen? Esperamos sus comentarios…

(Visited 214 times, 1 visits today)

One Response to La Homosexualidad: ¿Por qué es tan difícil hablar de este tema?

  1. Rosa María dice:

    Interesante artículo. Hace un mes en una clase, de pronto una estudiante pregunta ” Ud cree que por sentarme así, soy lesbiana?” ( la Srta estaba sentada junto a su compañera, apoyada, como una hija con su madre). La pregunta no tenía nada que ver con el tema, pero terminamos en media hora de comentarios y preguntas. Qué había sucedido?. Contaron que estaban algunas sentadas de esa manera, y otra manifestó que otra compañera estaba sentada en sus rodillas. Y de pronto entró la Psicóloga y les llamó la atención y les dijo “que debían de comportarse como Ladyes” y después Prof. de Religión les comentó que la Psicóloga había manifestado que habían casos de lesbianismo en el aula, esto produjo la reacción de las chicas, y muchas mostraban su enojo e incluso unas dijeron ” .. y qué?” en referencia a serlo o no, y “porque tienen que citar a los padres?” No quise dar mi opinión pero si manifesté lo que en líneas he leido en el artículo, que esto NO ES NUEVO, se da desde tiempos a. Las escuché y traté de hablarles, “científicamente”, y les manifesté que prepararía una sesión sobre le tema, y documentándome más al respecto. Ojalá puedan sacar un artículo al respecto. Las y los estudiantes buscan información y orientarles es nuestra obligación. Gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *