Las insolencias del cerebro: Un tema más que lingüístico

cerebroAl leer el título, cualquier persona puede imaginarse que uno está a punto de hablar acerca de alguna tendencia psicológica según la cual el cerebro se comporta de una manera atrevida, que revierte su comportamiento habitual de manera agresiva, ofensiva. Ser insolente es eso, ser descarado, atrevido, ofender con una opinión, una actitud, una respuesta inesperada. Esta última frase “una respuesta inesperada” es la que nos comienza a acercar al verdadero tenor del título de este post. Los misterios del lenguaje y del funcionamiento cerebral se aclaran ligeramente con este interesante artículo, basado en una de las siempre sustanciosas misceláneas del comunicador social y difusor cultural Marco Aurelio Denegri, cuyo programa La función de la palabra se transmite todos los miércoles a las 10 de la noche, por el canal 7 (TV Perú).

En uno de sus siempre interesantes prólogos a una pregunta, en medio de una entrevista que por momentos se convierte en un monólogo -y que a veces termina siendo mejor que la entrevista misma- el filólogo y “doctor-en-todo” Marco Aurelio Denegri se refirió a la consciencia, la atención y el interés como los mordientes del aprendizaje. Aquí hace un alto y nos informa que “mordiente” es un término de la tintorería que sirve para denominar a aquellos químicos que fijan el color en las telas.

Explicado esto, prosigue diciendo que estos mordientes del aprendizaje -la consciencia, la atención y el interés- no son los estados normales del cerebro humano. El cerebro humano no suele -aquí está el origen de la frase con la que titulo esto- estar consciente de las cosas, no suele tener atención en las cosas, no suele interesarse en las cosas. No suele. Por ende, no son “solencias” del cerebro. No son estados en los que el cerebro suele estar. Por el contrario son “insolencias” del cerebro. En este caso, Denegri usa una acepción del término “insolencia” que no se encuentra considerada en el DRAE (Diccionario de la Real Academia Española).

Para nosotros, personas comunes y corrientes, medianamente instruidas y que por ende, percibimos nuestra inmensa ignorancia a cada paso -dichosos aquellos que ni cuenta se dan de lo ignorantes que son y que, peor aun, creen que lo saben todo- la palabra “insolencia” era única y exclusivamente sinónimo de malcriadez, atrevimiento, descaro. Pero esta acepción refiere que el sustantivo “insolencia” sirve también para denominar aquellas cosas que no suelen ocurrir. Por tal motivo, sin necesidad de ser respondones u ofensivos, podemos considerar que estamos en permanente actitud insolente frente al mundo que nos rodea porque no actuamos con consciencia, no ponemos atención y no mostramos interés todo el tiempo, sino que lo hacemos de vez en cuando y para cosas muy específicas y personales.

Al investigar en internet sobre este tema, puede hallarse que, en efecto, el vocablo “solencia” ha sido acuñado hace relativamente poco tiempo por el filósofo y escritor español Julián Marías, como derivado de la “insolencia” definida como algo desafiante, no habitual y como sinónimo de “sólito” – evidente antónimo de lo “insólito”, aquello que es sorprendente, inesperado, fuera de lo común. Quizás dentro de unos años la palabra “solencia” se incorpore al DRAE en versión oficial, para beneplácito de quienes disfrutamos del enriquecimiento de nuestro idioma.

(Visited 344 times, 1 visits today)

5 Responses to Las insolencias del cerebro: Un tema más que lingüístico

  1. REYNALDO NAUPAY IGREDA dice:

    Recomiendo leer al Dr Daniel Goleman en °Inteligencia Social°, sobre °sintonias° del cerebro social.
    No encuentro en los diccionarios el significado de la palabra CONSTRUCTO, lo leí en un libro del Dr. ANTONIO MARINA sobre la motivación,¿me ayudan?.Gracias.

  2. carlos guffanti medina dice:

    Es interesante lo mencionado que todos somos ignorantes y que peor aun que algunos no lo saben, y se creen saber todo el conocimiento existente. Creo que esa respuesta inesperada del cerebro, se da simultáneamente con la lectura y se produce solamente cuando el lector se esta comprometiendo con el significado del tema

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *