Leonard Cohen (1934-2016): Músico y poeta

cohenHace un mes, en octubre, algunos escritores pusieron el grito en el cielo por la concesión del Premio Nobel de Literatura a Bob Dylan, el cantautor norteamericano de 75 años que ha sido considerado desde hace mucho tiempo como un poeta que musicaliza sus versos. La noticia, que puso los pelos de punta al conservadurismo literario, causó algarabía no solo en los fans del compositor de Blowing in the wind sino también en varios de sus colegas músicos/poetas. Entre ellos, uno de los primeros que lo felicitó fue el canadiense Leonard Cohen, ganador -como Dylan.- del prestigioso Premio Príncipe de Asturias y también candidato (no) anunciado al premio de la academia sueca. Cohen, de 82 años, falleció ayer tres semanas después de haber publicado un nuevo disco con canciones de sutil belleza musical y oscura sensibilidad. La música y la poesía están de duelo. Repasemos brevemente la vida de este artista de poca presencia en radios pero gran valor artístico. Ideal para una clase miscelánea sobre arte contemporáneo.

En toda currícula que contemple la enseñanza de música popular contemporánea tendría que haber una clase dedicada a este poeta y cantor de gran inspiración e influencia para varias generaciones. Leonard Norman Cohen nació en Montreal, Canadá, el 21 de septiembre de 1934. Hijo de una familia judía, creció en un barrio acomodado y desarrolló una sensibilidad profunda, combinación de las tradiciones religiosas de sus padres y su esmerada educación, en la que estuvo expuesto a los grandes poetas de la literatura universal: Rimbaud, Whitman, Baudelaire, García Lorca…

Por ello su primigenia inclinación fue hacia la literatura y así quedó establecido cuando en 1956, a los 22 años de edad, publicó Let us compare Mythologies (Vamos a comparar Mitologías), su primer poemario, muy bien acogido por la crítica especializada de Canadá e incluso del Reino Unido. Durante toda la siguiente década se la pasó escribiendo, entre Canadá, Estados Unidos (estudió en la Universidad de Columbia de New York) y la isla de Hidra en Grecia, donde vivió unos años. Pero algo en su interior -y en sus bolsillos- le decía que ese no era el camino para ganarse la vida, por lo que decidió dejar los sueños literarios para vivir de la música, pasando de escritor a cantautor de voz susurrante y misteriosa, ganándose de inmediato un lugar entre trovadores como Bob Dylan, Nick Drake, Paul Simon, entre otros poetas-músicos.

A partir de 1967 Cohen desarrolló una carrera musical más que interesante, articulando en sus canciones aquellas obsesiones que ya había desplegado en sus textos, con la ventaja de que, en plena época de la contracultura, el hippismo y el auge rebelde del rock, la amplia audiencia estaba asegurada: historias de amor cargadas de fino erotismo, agudas observaciones políticas y sociales, críticas a la condición humana orientada a las guerras, las letras de Leonard Cohen calaron en toda la generación beat y trascendieron tendencias.

En poco tiempo, Leonard Cohen se convertiría en la encarnación del concepto “artista de culto”. Inexistentes en las emisoras radiales y totalmente desconocido para el público masivo y gustos convencionales, todo público interesado en los nuevos e interesantes caminos de la poesía, la música y el cine de los sesentas y setentas sabía perfectamente quién era Leonard Cohen. Y así fue durante décadas, por lo que la noticia de su muerte, a los 82 años de edad el pasado jueves 10 de noviembre, fue titular de bandera en los diarios más importantes del mundo pues se trata de un artista completo, irrepetible.

La música de Cohen es, en general, identificada como folk acústico, sobre todo en sus primeros álbumes (entre 1967 y 1977). Poco después añadió elementos del jazz y de la música de vaudeville. Su voz, cavernosa y oscura, tiene la misteriosa sofisticación de cantantes franceses como Serge Gainsbourg o Jacques Brel, mientras que su actitud y sensibilidad da cuenta de una personalidad sin límites ni prejuicios, que se aleja de lo superficial y disfruta de los placeres mundanos. Esa irreverencia es uno de los atributos que más seguidores le atrajo desde diversas corrientes artísticas.

En el año 2011 recibió el prestigioso premio Príncipe de Asturias y su nombre fue mencionado por más de un columnista como próximo candidato al Nobel de Literatura, especialmente tras la designación este año de su colega y amigo Bob Dylan. Asimismo, ganó cinco veces el premio Juno a la música canadiense.

Aunque no se han dado detalles de las causas de su muerte, ya se habla de homenajes y preparativos en Montreal y Los Angeles, ciudades en las que nació y vivió, respectivamente. Tres semanas antes de la noticia que ha entristecido a sus seguidores, acababa de lanzar al mercado su décima cuarta producción discográfica, titulada You want it darker (Lo quieres más oscuro), con letras crípticas acerca de la vejez y la muerte. El disco ha recibido buenas críticas sobre todo por la vitalidad creativa de Cohen, quien seguía escribiendo letras significativas como aquellas de sus clásicos So long, Marianne, Suzanne (1967), Bird on the wire (1969) o Hallelujah (1984).

(Visited 36 times, 1 visits today)

One Response to Leonard Cohen (1934-2016): Músico y poeta

  1. Juanesteban dice:

    El premio Nóbel a un cantautor como Dylan es una llamada en alerta a la innovación para los profesores de literatura quienes deben incorporar el sonido a los textos de poesía que enseñan en el nivel secundaria de educación pública. Si se trata de experimentar la belleza el profesor-ra ahora con la música tendrá mejores logros. Además que se sepa el mismo romancero español en su origen fue también cantado. Y, tendría que regionalizgarse acogiendo en clase a los compositores ya de la sierra (entre otros Jacinto Palacios autor de ‘Mujer Andina’),costa, selva.etc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>