¿Qué entendemos actualmente por “arte”?

Día Mundial del ArteHace pocos días, el 15 de abril para ser exactos, se celebró el “Día Mundial del Arte”, una fecha establecida hace apenas cinco años por la Asamblea General de la Asociación Internacional de Arte, una institución global adscrita a la Unesco, fundada en 1954 para congregar a pintores, escultores y grabadores -las 3 principales artes plásticas– y descubrir, desde sus realidades, cuáles eran los principales obstáculos de orden social, económico o político pueden surgir en el camino de un artista para desarrollar su oficio. Sin embargo recién en el año 2012 decidieron, en uno de sus cónclaves realizado en Guadalajara, instituir un día para celebrar la actividad artística alrededor del mundo, y la fecha escogida fue el 15 de abril, día en que nació, en Florencia, el genial Leonardo da Vinci, cuya vida y obra resumen el concepto de artista clásico: creativo, alejado de los convencionalismos, con una dosis necesaria de locura que le permitía ir más allá de lo común y corriente y crear, sobre la base de su imaginación y la aplicación de determinadas técnicas y conocimientos específicos, objetos o imágenes que impactaron en la sensibilidad de miles de personas y que, en el caso concreto de este personaje del siglo XV, siguen emocionando al mundo moderno por su precisión y ese nivel de complejidad que no cualquiera puede alcanzar. Hoy los conceptos de “arte” y “artista” han sufrido una serie de transformaciones, acordes a la relativización de casi todas las actividades humanas y a su incontenible masificación. En la antigüedad ser considerado un artista dependía de muchas cosas -talento, sensibilidad, capacidad creativa- y no cualquiera merecía esta denominación. Hoy ocurre todo lo contrario por lo que cabe preguntarse ¿qué entendemos actualmente por “arte”?

El arte es entendido, según su definición tradicional como “cualquier actividad o producto realizado por el ser humano con una finalidad estética y también comunicativa, mediante la cual se expresan ideas, emociones o, en general, una visión del mundo, a través de diversos recursos, como los plásticos, lingüísticos, sonoros, corporales y mixtos”. A medida que los tiempos y las sociedades han venido cambiando, esta definición también extendió sus fronteras y, en el camino, fue relajando los requisitos para ser considerado un o una artista, hasta el punto de que prácticamente cualquier persona capaz de ejecutar un acto en público, independientemente de que posea calidad o no, sea considerado como tal.

Sin embargo, y a pesar de esta reconfiguración del concepto “arte”, en el imaginario colectivo del público sigue existiendo la noción clásica y verdadera de lo que es arte y lo que no lo es. No importa que en la televisión comercial o en la prensa repartan indiscriminadamente el adjetivo “artista” a personajes de escaso talento, nivel de destreza o preparación en el canto, el baile, la imitación o la actuación. Una prueba de ello es el motor de búsqueda de Google, la principal herramienta de investigación de la era moderna. Si uno escribe “arte” o “artista” en la barra buscadora, las primeras imágenes que aparecen están asociadas a las artes plásticas: pintores, materiales de pintura, cuadros, galerías de exhibición.

La historia y evolución del arte nos conduce hasta la prehistoria con el hallazgo de pinturas hechas en paredes internas de cuevas que reflejaban los modos de vida y subsistencia de los primeros homo sapiens. A lo largo de los siglos las artes -y los artistas- han sido clasificados una y otra vez de distintas maneras, ya sea por razones geográficas, periodos históricos, materiales utilizados, temáticas y soportes a través de los cuales realizaban sus creaciones. Los artistas, es decir, los creadores, intérpretes y/o ejecutantes de la obra de arte, eran personas admiradas que se diferenciaban del resto por su talento y capacidad para producir reacciones a partir de la exposición de aquello que salía de su imaginación o su habilidad manual: una escultura, un lienzo, una composición, un poema o un diseño arquitectónico adquirían la categoría de obra artística por ser motivo de la apreciación del público, general o segmentado, que tomaba contacto con dicha creación.

En tiempos medievales se separaba a las artes en dos grupos, con fines didácticos. En las escuelas se hablaba del trivium y el quadrivium, una clasificación que correspondía a las llamadas artes liberales, pues eran realizadas por hombres libres; a diferencia de las artes serviles, oficios o trabajos mecánicos asociados a las personas esclavas. El trivium agrupaba a tres disciplinas que tenían que ver con el dominio del lenguaje, estas eran la gramática, la dialéctica y la retórica. Por su parte, el quadrivium contenía a las 4 disciplinas de las matemáticas estudiadas en ese entonces: aritmética, geometría, astronomía y música.

Sin embargo, el arte que hasta hoy conocemos como arte clásico se generó a partir del concepto “Bellas Artes”, que proviene del siglo 18, tras la efervescente escena artística que surgió principalmente en el Viejo Mundo, especialmente en las artes plásticas, arquitectónicas y escultóricas. Durante todo el Renacimiento se conocieron las seis artes mayores: arquitectura, escultura, pintura, música, danza, literatura/poesía; cada una con sus propias categorías, subcategorías, técnicas y temáticas, que fueron complejizando aun más la percepción de lo que significaba ser artista y la consiguiente especialización que se necesitaba para ingresar a este selecto grupo de seres humanos, por lo general tocados por algún don que los hacía especiales. Además de las artes plásticas, literarias y musicales, el teatro adquirió también mucha presencia como manifestación artística mixta, con su combinación de actuación, baile, canto y ejecución musical.

En 1911, el periodista italiano Ricciotto Cannudo publicó su obra Manifiesto de las siete artes, en el cual considera a las seis artes mayores o bellas artes que acabamos de mencionar -sin darles un orden especial- y le añade al cine, que para entonces tenía algo más de una década de existencia. Las expresiones “bellas artes” para referirse al arte clásico, y “séptimo arte” para la cinematografía se siguen utilizando en la actualidad, a partir de esta publicación de principios del siglo pasado. Con el advenimiento de nuevas disciplinas también consideradas artísticas, producto de la modernidad y la aplicación de conceptos asociados a la tecnología combinada con elementos básicos de las artes ancestrales, se han sumado a esta clasificación disciplinas como la fotografía, los cómics (o historietas) y los videojuegos, como el octavo, noveno y décimo arte, aunque el uso de estas expresiones no es tan extendido en la actualidad.

El arte clásico se caracteriza por estar directamente asociado a la estética, la proporción, la belleza y los sentimientos elevados, espirituales o carnales. El arte erótico por ejemplo, con expresiones diversas en sociedades tan disímiles como la precolombina o la asiática, es una expresión sublime de un hecho tan antiguo como la humanidad misma. Sin embargo, en el arte moderno se aprecian también la fealdad, lo grotesco, lo violento y lo escatológico, tanto en literatura, cine, pintura o música. La sensibilidad humana y sus preferencias estéticas son muy diversas como para encasillarlas solo en lo bello, lo bonito o lo políticamente correcto. Siempre que cuente con talento y creatividad, puede ser llamado arte sin caer en equivocación o en el uso tendencioso del concepto.

Existen clasificaciones de arte de todo tipo: por su ubicación geográfica (arte peruano, africano, japonés, chino, árabe, egipcio, greco-romano…), por su antigüedad (prehistórico, medieval, moderno, posmoderno…), por su mensaje (romántico, realista, renacentista, reformista…), por su estilo (gótico, barroco, clásico, churrigueresco…), por su ámbito (rural, urbano), por su espacio temporal (de los 70s, de los 80s…). En la actualidad podemos hablar, a modo de resumen, de artes plásticas (pintura y todas sus variantes), artes musicales (música sinfónica, folklore, rock…), artes dramáticas (actuación en cine, teatro, televisión), artes visuales (diseño gráfico, fotografía, audiovisual…), arte digital o multimedia (que integra varios tipos de arte a la vez). Como vemos, nuestra era ha transformado radicalmente lo que se entiende por arte aun cuando los conceptos básicos siguen diferenciándose de las tendencias modernas que varían con mayor frecuencia y velocidad.

En medio de esta evolución histórica lineal del arte se han producido otra clase de apreciaciones y vertientes artísticas, algunas con base en el concepto original del arte y otras un tanto antojadizas o forzadas, que asocian la idea del arte a su desarrollo para darles trasfondo, sentido, prestigio o popularidad. Por ejemplo actualmente se habla del arte culinario (el arte de cocinar) o el arte de mentir (la política). Otras manifestaciones transversales como la televisión, el origami (arte clásico japonés), el graffiti, los tatuajes, el arte reciclado, entre muchas otras, hoy tienen todos los elementos suficientes para ser considerados un arte.

En contraparte, el predominio de la llamada “cultura del entretenimiento” y su masificación a través de los medios de comunicación generó, desde mediados de los 80s, un arte de baja o nula calidad, que va en contra de todos los postulados clásicos del arte y que hoy se encuentra en el punto más alto de su evolución en cuanto a niveles de anti-talento que gana adeptos por ser fácil de digerir, entender y vender. En este mundo paralelo del arte popular de enorme éxito comercial, han surgido ya varias generaciones de categorías, subcategorías, movimientos y personajes que, usando de manera superficial y poco preparada elementos de las artes mayores, logran ser admirados por públicos multitudinarios y obtener aplausos, prestigio y ventas millonarias de sus “actuaciones”. Sin embargo todas estas personas, si fueran medidas bajo el rasero de lo que antaño era considerado artístico, no alcanzarían la más mínima aprobación para ser denominados de esa forma.

(Visited 239 times, 1 visits today)

One Response to ¿Qué entendemos actualmente por “arte”?

  1. podrían decirme como se llama la persona que ha escrito esto, lo necesito saber para citarlo en un trabajo ya que he cogido algunas cosas de esta web. Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *