Rubén Aguirre (1934-2016): Hasta siempre, Querido Profesor

profesor jirafales - Rubén AguirreEl actor mexicano Rubén Aguirre Fuentes interpretó a varios de los personajes creados por Roberto Gómez Bolaños “Chespirito” –Lucas Tañeda, El Sargento RefugioEl Sr. Matute (dueño del Club América, en las películas El Chanfle 1 y 2)- pero el más entrañable y recordado fue, de lejos, El Profesor Jirafales, a quien dio vida en dos tramos: entre 1972 y 1980, tiempo en que se transmitieron un total de 290 capítulos del programa El Chavo del Ocho y luego, entre 1980 y 1992, como parte de la galería de historias del programa Chespirito. Aguirre fue uno de los pocos actores que permaneció siempre al lado del genial comediante, a diferencia de otros integrantes de este famoso elenco que se distanciaron por temporadas. El Profesor Jirafales es, sin duda alguna, el maestro de escuela más famoso de Latinoamérica, provisto de una simpatía muy especial y de una característica fundamental para el ejercicio docente: la tolerancia. Aun cuando las travesuras e impredecibles ocurrencias de sus alumnos pudieran llevarlo al borde de la desesperación, tanto en clase como en la vecindad, Jirafales no perdía la compostura y hacía todo lo que podía para hacer que aprendieran las lecciones que les impartía. Rubén Aguirre, El Profesor Jirafales, falleció esta madrugada, dos días después de cumplir 82 años de edad. Sus frases, gestos y rutinas forman parte del imaginario popular colectivo y permanecen vigentes hasta la actualidad debido a la enorme popularidad de la serie El Chavo del Ocho, probablemente el mejor ejemplo que hemos tenido en América Latina, después de Cantinflas, de cómo hacer humor de calidad sin necesidad de caer en lo grotesco. Por eso, con hondo pesar y eterno agradecimiento le decimos: Hasta siempre, Querido Profesor…

¿Quién de nosotros no se sabe de memoria el diálogo que se producía entre el Profesor Jirafales y Doña Florinda, cada vez que este llegaba de visita a la vecindad, con un ramo de flores en una mano y su clásico puro en la otra? ¿O la desesperación del maestro cada vez que perdía el control de sus alumnos y lo recuperaba a gritos, pidiendo silencio en tres tiempos o apretando los puños con esa descarga de molestia expresada en repetitivos “ta ta ta…”?

Para quienes decidieron abrazar la profesión docente, además de las lecturas acerca del constructivismo y las enseñanzas de Paulo Freire o José Antonio Encinas, la figura del profesor Inocencio Jirafales debe haber sido determinante como válvula de escape en clave de humor, pero que no dejaba de ofrecer elementos sobre cómo afrontar una clase con alumnos muy traviesos y distraídos, que a menudo caen en el desorden y amenazan la paciencia de cualquiera con sus inesperadas ocurrencias.

Como casi todos los personajes de El Chavo del Ocho, el Profesor Jirafales se gestó un par de años antes de su estreno oficial en la televisión mexicana, en la serie Los Supergenios de la Mesa Cuadrada. En ese tiempo, el personaje de Rubén Aguirre se llamaba “Rubén Aguirre Jirafales” y no era un maestro de escuela, sino un intelectual muy culto y soberbio, que se dedicaba a analizar y criticar hechos de la farándula mexicana de la época. Por supuesto, los textos y detalles del personaje eran creados por la pluma genial de Chespirito, adaptándolos a la propia personalidad del actor. Gómez Bolaños apreciaba mucho el talento de Rubén Aguirre y lo consideraba, junto a Ramón Valdéz, entre los más graciosos de su elenco. Por su estatura, timbre vocal y gestualidad, Aguirre hizo de Jirafales un personaje indispensable para la dinámica cómica de estos programas, pero fue en El Chavo del Ocho que su popularidad creció como la espuma.

Desde la primera temporada de la vecindad, el Profesor Jirafales destacó como uno de los personajes más queridos por su rol de maestro de la escuelita pública en la que estudiaban el Chavo y sus amigos, generando varias de las rutinas que han hecho reír a millones de personas y no solo de habla hispana, pues el programa se ha traducido a idiomas como inglés, alemán, francés, portugués, italiano, ruso, entre otros.

Jirafales era un profesor severo, recto y extremadamente paciente. Sin embargo, cuando perdía la calma por alguna de las incontables trastadas que hacían el Chavo, Quico o la Chilindrina, era capaz de explotar y lanzar atronadoras llamadas al orden. Siempre vestido de saco y corbata, se le reconoce como un hombre de buenos modales, respetuoso y muy culto, con fuertes dosis de arrogancia cuando se trataba de definirse a sí mismo (“yo solo me he equivocado una vez, cuando pensé que estaba equivocado”, solía decir), aunque en el fondo tenía buen corazón y estaba siempre dispuesto a ayudar a sus alumnos para que entiendan sus explicaciones. Como uno de los personajes adultos de la serie, además de Doña Florinda (madre de Quico), Don Ramón (padre de la Chilindrina), Doña Clotilde (vecina) y el Señor Barriga (dueño de la vecindad), el Profesor Jirafales destaca porque no solo educa a los niños sino también a sus pares, instándolos a tratar mejor a los niños, no ser violentos ni dar malos ejemplos, expandiendo el concepto de maestro y aplicándolo tanto dentro como fuera del aula.

Su romance platónico con Doña Florinda -interpretada por Florinda Meza, pareja de Gómez Bolaños en la vida real- generó en su momento más de una especulación, antes de que se descubriera que la verdadera manzana de la discordia era otro de los miembros del elenco, Carlos Villagrán, que interpretaba a Quico, el distraído y “sangrón” -término mexicano para denominar al “creído” o “sobrado”- hijo de Doña Florinda. Este romance, nunca concretado en términos de relación de pareja, también ha generado una de las secuencias humorísticas de mayor recordación tanto para fans acérrimos de El Chavo del Ocho como para cualquier persona que alguna vez los haya visto en la televisión: Cada vez que se encontraban, el mundo se detenía y, con una romántica música de fondo -llamada Opening title y compuesta por el músico norteamericano Michael Reynolds, probablemente en los años 20s- Jirafales saludaba a su amada y le entregaba un “humilde obsequio”, un ramo de rosas rojas que ella recibía encantada, y devolvía la galantería invitándolo a tomar “una tacita de café”. Inolvidable.

Frases como “¿por qué causa, motivo, razón o circunstancia…?” o “¿no será mucha molestia?” son solo algunas que inmortalizó Rubén Aguirre a través de su personaje, pero también tuvo otros roles muy recordados en la galería de creaciones de Chespirito. Además de El Profesor Jirafales, fue muy popular su papel como Lucas Castañeda, uno de los “chifladitos”, sketch en el que hacía dupla con Roberto Gómez Bolaños, quien hacía de Chaparrón Bonaparte. Con una secuencia imparable de diálogos alocados, esta pareja de adorables dementes ha hecho llorar de risa a sus públicos, creando rutinas cómicas que también han superado la prueba del tiempo.

DATOS BIOGRÁFICOS: Rubén Aguirre nació en Saltillo, el 15 de junio de 1934. Toda su carrera artística está relacionada a Chespirito, tanto en televisión como en cine y teatro, actuando ininterrumpidamente en sus programas y películas entre 1970 y 1995. Una vez que Chespirito (el programa) dejó de grabarse oficialmente, Aguirre se dedicó a actuar en algunas obras de teatro y novelas. Desde finales de los años 90s, Rubén Aguirre se mudó a Argentina y lanzó un circo, el que dirigía encarnando al querido Profesor Jirafales, una actividad que también desarrollaron otros integrantes del elenco original de El Chavo del Ocho una vez cancelado el show. Con este circo recorrió varios países de Latinoamérica, incluido el Perú. Sus problemas de salud se iniciaron a inicios del siglo 21, con dificultades de peso a causa de tratamientos con cortisona y su posterior diabetes, motivo por el cual fue hospitalizado en el año 2014. También pasó por momentos difíciles cuando su esposa, Consuelo Reyes, sufrió un grave accidente de tránsito en el año 2007, en el cual perdió una pierna. El año pasado, el actor presentó su libro de memorias Después de usted, enfocado en su trabajo con Roberto Gómez Bolaños. Falleció dos días después de su cumpleaños 82, en la localidad mexicana de Puerto Vallarta.

(Visited 124 times, 1 visits today)

2 Responses to Rubén Aguirre (1934-2016): Hasta siempre, Querido Profesor

  1. MANUEL dice:

    gracias por tu información. estos datos es muy actualizad

  2. Vicente Azañero Carmona dice:

    El profesor Jirafales ha sido uno de los más personajes creados por Roberto Gómez Bolaños y su genialidad tiene que inmortalizarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *