¿Y quién fue Enrique López Albújar?

Enrique López AlbújarUno de los temas más visitados en la literatura universal es el de los amores imposibles. Aquellas historias que nos ponen delante de lo prohibido, romances peligrosos que exigen de sus protagonistas valentía, rebeldía, y mucho corazón para ser capaces de enfrentarse a las barreras que tratan de separarlos y dar hasta la vida para cumplir sus anhelos. En esa línea, explorada por grandes nombres de las letras como Shakespeare, Nabokov, Tolstoi, entre otros, se ubica Matalaché, novela costumbrista escrita en 1928 por nuestro personaje de hoy, el narrador peruano, nacido en Chiclayo, Enrique López Albújar, uno de los nombres más importantes del indigenismo en nuestra literatura contemporánea. López Albújar escribió más de quince libros entre novelas, cuentos y poesías, pero fue su relato acerca del romance transgresor entre una criolla, hija de español, y un esclavo negro a finales de la colonia, se convirtió en su obra más conocida.

Enrique López Albújar nació en Chiclayo, el 23 de noviembre de 1872. Estudió en el Colegio Nacional de Guadalupe y en la Universidad de San Marcos. Finalizados sus estudios, impartió clases de historia el Colegio de San Miguel de Piura; posteriormente fue juez instructor de Huánuco, magistrado y presidente del Tribunal Superior de Justicia de Tacna. En el terreno periodístico fue director de las publicaciones El Amigo del Pueblo y La Prensa de Lima (1916).

La obra de Enrique López Albújar se desarrolla dentro de las orientaciones del realismo crítico de Hispanoamérica, con atención especial hacia el elemento indígena. Lo más estimable de su obra se encuentra en sus Cuentos andinos (1920), que continuó con Nuevos cuentos andinos (1937) y con El hechizo de Tomayquichua (1943). Su identificación con las víctimas de la injusticia social, en este caso los indios, lo llevó a trazar cuadros de gran interés, pese a su escasa penetración psicológica. En la misma línea construyó la novela Matalaché (1928), sobre la dura existencia de los negros en las grandes haciendas.

Influenciado por la prédica de Manuel González Prada, manifestó un gran afecto hacia lo indígena, así como repulsión por el caciquismo y el feudalismo. En 1898 presentó su tesis universitaria que versaba sobre «La injusticia de la propiedad del suelo», que fue rechazada al ser considerada subversiva. Finalmente, se graduó de bachiller en Derecho con la tesis “¿Debe o no reformarse el artículo 4º de la Constitución?” (1900)

Regresó a Piura, donde se recibió de abogado ante la Corte Superior de Justicia (1901). Se enroló en el Partido Liberal de Augusto Durand y fundó en Piura el comité local partidario, en 1904. Desde este año, hasta 1908, editó el semanario El Amigo del Pueblo, en cuyas páginas hizo una campaña contra el gamonalismo (latifundismo). Para combatir esta prédica agitadora, el prefecto de Piura, Germán Leguía y Martínez, fundó en 1905 El Sol, periódico conservador que no consiguió neutralizar la popularidad que alcanzó El Amigo del Pueblo entre las masas desposeídas. Su militancia en el Partido Liberal duró hasta 1911.

Entre 1911 y 1913, actuó, por breves lapsos, como juez interino en Piura y Tumbes. En 1916 fue abogado de los huelguistas de Talara y Negritos. Colaboró por entonces en diversos periódicos de Piura y fue profesor de Historia en el Colegio Nacional San Miguel de dicha ciudad.

En julio de 1916, Augusto Durand lo llamó a Lima para que ejerciera de redactor-jefe del diario La Prensa. Tras seis meses de desenvolver esta labor, solicitó del presidente José Pardo y Barreda un cargo judicial, que le fue concedido, dedicándose desde entonces de manera permanente a la magistratura.

Fue juez de primera instancia en Huánuco (1917-1923), y luego en Piura (1923-1928). De su experiencia en la judicatura de Huánuco nacieron sus Cuentos andinos, que escribió aprovechando una suspensión de tres meses en su cargo de juez, a raíz de una sentencia suya en la que absolvió de la acusación de doble adulterio a un hombre y una mujer (aduciendo que el amor debía ser libre). Dicha obra se publicó en 1920 y que mereció una segunda edición en 1924, marcando el inicio del nuevo indigenismo. Pasó luego a ser vocal de la Corte Superior de Lambayeque (1928-1931) y de la de Tacna (1931-1947), hasta su jubilación. Falleció a los 94 años de edad, el 6 de marzo de 1966.

Fuente: BiografiasyVidas.com

(Visited 60 times, 1 visits today)

2 Responses to ¿Y quién fue Enrique López Albújar?

  1. LESVIA MASCARÓ ROJAS dice:

    Me encantó
    Ya me había olvidado lo hecho en el colegio, gracias.

  2. Guillermo dice:

    Excelente apunte. Invita a releer «Matalache»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>