¿Y quién fue J. H. Pestalozzi?

Johann Heinrich PestalozziUn día como hoy, hace 269 años, nació uno de los educadores más respetados de la historia por sus ideas acerca de la importancia del afecto y el buen ambiente psicológico para potenciar las habilidades y el aprendizaje de los niños. Su pensamiento, considerado de avanzada en pleno siglo 18, formaron una escuela pedagógica, y muchos otros grandes educadores de posteriores momentos de la historia continuaron el camino que inició él, desde su natal Suiza. Tan influyentes han sido sus propuestas pedagógicas que han sobrevivido hasta nuestros días, a través de una red de colegios privados que llevan su nombre y su legado, el cual se manifiesta en métodos de enseñanza que privilegian el desarrollo libre y orgánico de las aptitudes de niños y adolescentes, en espacios abiertos y con metodologías de estudio no convencionales, que actualmente siguen marcando la pauta en cuanto a técnicas de educación alternativa. Recordemos la vida y obra pedagógica de Johann Heinrich Pestalozzi.

Johann Heinrich Pestalozzi fue un profesor suizo que nació en Zurich un 12 de enero de 1746. En los países de habla hispana sus nombres de traducen como Juan Enrique. Se le recordado por ser un reformador de la educación tradicional y uno de los primeros pensadores modernos. Además, dirigió su labor hacia la educación popular.

Pestalozzi afrontó la muerte de su padre a sus 5 años de edad, con esta pérdida su situación económica se volvió difícil. A pesar de no haber culminado ninguna profesión académica, poseía una sólida formación cultural y era muy conocedor de las obras de Jean-Jacques Rousseau, quien fue uno de sus inspiradores.

En 1775 abrió una escuela para niños pobres, con el nombre de Granja Nueva, pero después de 5 años tuvo que cerrarla por problemas económicos. Situaciones similares vivió repetidas veces, pero estas circunstancias le sirvieron de experiencia para nutrir su concepción pedagógica.

En 1780 escribe la obra Veladas de un ermitaño, donde plasma las experiencias que tenía con sus centros. En esta obra exponía sus teorías sobre la reforma social a través de la educación.

Con los años, desarrolló un centro de enseñanzas y formación de profesores en el Castillo de Burgdorf, este proyecto lo continuó en la ciudad de Iverdon en el año 1804, donde alcanzó plenitud y renombre internacional. Esta escuela era para niños de toda Europa y sirvió durante 20 años como una muestra del sistema de Pestalozzi, en el que el niño es guiado para aprender a través de la práctica y la observación, utilizando sus sentidos.

Su ideal de educación es la formación de la fuerza interior del hombre y la naturaleza con el fin de tener una comunión entre la paz interior y el orden externo. Pestalozzi defendía la individualidad del niño y la necesidad de que los maestros fueran preparados para lograr un desarrollo integral en el alumno, más que implantarles simples conocimientos.

Sus ideas influenciaron en las escuelas del mundo occidental, especialmente para la preparación de los maestros. Entre sus escritos también están: Cómo enseña Gertrudis a sus hijos y La canción de Swan. En 1818, escribe 34 cartas a su amigo inglés James Pierpoint Greaves, admirador de sus teorías educativas. En estas cartas resalta la importancia del papel que desempeña la madre en la formación de la personalidad y educación elemental del niño.

Pestalozzi comparte la corriente pedagógica que apareció en el siglo XIX, y que señala que los aspectos psicológicos en la educación son importantes para conocer al niño en todos sus aspectos.

Dentro de sus ideas pedagógicas están la utilización de tablillas con letras, las cuales se acumulaban de 1 en 1 para que el niño conociera la relación de los números y las letras. Siempre recomendaba tener un orden: observar, medir, dibujar y escribir para la enseñanza de las formas. Enriquecía la memoria de los niños con explicaciones sencillas de objetos y sus materiales. Para Pestalozzi la memorización no era la manera correcta de aprender sino el observar, experimentar y razonar.

Con respecto al lenguaje, defendía el método analítico, que consistía en aplicar la psicología, pasando por el sonido a la palabra y finalmente a la frase. Asimismo, utilizaba la lectura como la herramienta más eficaz para el mejoramiento del lenguaje.

También defendió la enseñanza de ambos sexos (coeducación), la importancia de la educación creativa y productiva. Refirió además, que la enseñanza moral y religiosa debe de inicia en la familia, sobre todo dependía mucho de la relación afectiva que el niño tenga con la madre, pues ahí es donde éste genera varios sentimientos, como la bondad, el amor, etc.

Asimismo, para él, la práctica de la escuela-trabajo era primordial para la educación, Ésta consistía en la combinación de la enseñanza de la lectura, escritura, cálculo, dibujo, moral, etc. con las actividades agrícolas y/o cotidianas del niño. Pestalozzi fallece el 17 de febrero de 1827.

En nuestro país, una prestigiosa institución educativa particular lleva su nombre y no solo su nombre, pues la educación que aplican en este “colegio de encuentro”, apoyado por el gobierno suizo, está basada en las ideologías pedagógicas de este educador, que resalta el desarrollo simultáneo del intelecto, el espíritu y las habilidades manuales.

(Visited 250 times, 1 visits today)

2 Responses to ¿Y quién fue J. H. Pestalozzi?

  1. Shirley Matías dice:

    Pestalozzi es la prueba de que el ser humano en esencia es siempre el mismo, sus más importantes necesidades lo configuran a través del tiempo, y es su potencial de humanidad lo que debe atender nuestra gestión educadora. Gracias DM por ser nuestra ventana cultural.

  2. Alicia H. Mirano Segovia de Rodriguez dice:

    Es interesante la educación que hacia Pestalossi , porque su metodología lo he trabajado con mis alumnos con necesidades educativas especiales y con buenos resultados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *