Día Internacional del Síndrome de Asperger

Esta semana –el martes 18 de febrero- el mundo conmemora el Día Internacional del Síndrome de Asperger, una condición mental que al manifestarse a edades tempranas, puede generar problemas en la socialización de niños y adolescentes en la escuela. Los niños con síndrome de Asperger tienen una imposibilidad para relacionarse de forma normal con sus compañeros, su conducta social y sus emociones pueden parecer inapropiadas, y por ello suelen ser excluidos del grupo, sobre todo en el colegio. Al ser ensimismados y poco sociables, requieren de observación especial por parte de padres y docentes, puesto que al no tratarse de un retardo o autismo, coinciden en las aulas con alumnos regulares.

 

Aun cuando se trata de un tema sobre el cual se reflexiona y estudia más en el mundo globalizado, aun no tenemos en nuestro país una información fidedigna acerca de cuáles son los indicadores nacionales de estudiantes en edad escolar diagnosticados con este síndrome, descubierto y explicado por primera vez por el médico pediatra Hans Asperger hace 76 años, en 1944, que se manifiesta a través de dificultades para interactuar socialmente, problemas de motricidad e incluso del habla, en casos severos.

Sin embargo, al no tratarse de una discapacidad cognitiva –de hecho, los niños con diagnóstico Asperger suelen ser extremadamente inteligentes (más que el promedio) y sensibles- no requieren de un espacio especial para su educación por lo que son generalmente inscritos con niños regulares. Lo cual abre un campo para diversos tipos de discriminación y bullying, ya que al no desarrollar capacidades de socialización a la misma velocidad que los niños convencionales, pueden sufrir de burlas o aislamiento. O ambas cosas.

Según una nota del diario La República del año 2019: “Pese a que en enero se aprobó el Plan Nacional para las Personas con Trastornos del Espectro Autista (TEA), que incluye a aquellas con Asperger, la Defensoría del Pueblo advirtió que persiste el desconocimiento sobre la condición de éstas personas, sobre la discriminación y las barreras que deben enfrentar todos los días para acceder a servicios de educación de calidad, salud, trabajo y transporte”.

Esta situación nos pone en desventaja frente a sistemas educativos de otros países de la región en los que sí se aborda el tema del Síndrome de Asperger con más preocupación y políticas específicas. Naciones como México, Argentina o Colombia han realizado estrategias más concretas para conocer más y apoyar el desarrollo de personas con esta condición neurológica. En nuestro medio, el psicólogo y lingüista peruano Ernesto Reaño Carranza es un especialista en el tema. Es fundador y director de EITA (Equipo de Investigación y Tratamiento en Asperger y Autismo) desde el año 2009 y publica artículos especializados que tratan de echar luces sobre este tema.

A menudo el Asperger es visto como un tipo especial de autismo. Sin embargo, investigaciones recientes van encontrando diferencias aun cuando ambas condiciones estén relacionadas. Se sabe que el perfil del Asperger puede configurar inclusive casos de genialidad intelectual, para las artes y toda actividad introspectiva.

Según datos que proporciona Reaño, muchos genios de la historia como el compositor alemán Ludwig van Beethoven, el escritor checo Franz Kafka, el físico alemán Albert Einstein, el compositor austriaco Wolfgang Amadeus Mozart y el físico británico Isaac Newton, el pintor holandés Vincent van Gogh, el cineasta británico Alfred Hitchcock y el inventor estadounidense Thomas Alva Edison tuvieron Síndrome de Asperger.

 

(Visited 1 times, 1 visits today)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *