La cultura general beneficia el proceso educativo

Ser una persona “culta” –dominar información sobre hechos de la historia, curiosidades, frases de autores de épocas pasadas, conocer diversas formas de música, películas de cine, detalles de idiomas, etc.- tenía antes más valor que ahora. La inmediatez de las redes y la posibilidad de encontrar todos los datos que necesitemos haciendo una ligera búsqueda en internet, nos convierte en usuarios de la cultura general pero no en cultores de la obtención y retención de datos interesantes. Sin embargo, hay varios motivos por los cuales aun sigue siendo valioso enriquecer nuestros niveles de cultura general durante el proceso educativo pues amplía nuestro criterio, capacidad de valoración, opinión y creatividad.

 

Frecuentemente escuchamos decir que con el advenimiento de las nuevas tecnologías y  la existencia de esa inmensa red de datos que es internet, los estudiantes de hoy en día necesitan cada vez menos saber cosas porque los contenidos los pueden obtener en segundos desde una computadora o, más a la mano aun, mediante el teléfono celular que la mayoría utiliza.

Esto es cierto en una gran medida, no se puede negar puesto que la red es una amplia base de datos que contiene tanta información que incluso resulta complicado revisarla en su totalidad. Pero como también sabemos internet es un espacio abierto y libre donde no todo lo que encontramos sobre los temas que buscamos es correcto, documentado, revisado y oficial.

Todo esto nos lleva a plantearnos varias preguntas como: ¿Hasta qué punto podemos confiar a ciegas en esa gran fuente de datos?; ¿Cómo podemos determinar la calidad de las respuesta que encontramos?; ¿Hasta dónde seremos capaces de reconocer los contenidos valiosos si en lo personal no contamos con un buen nivel de cultura general que nos ayude a discernir sobre lo que queremos saber? ¿Llegaremos a ser totalmente dependientes de aparato electrónico?

Es bueno visitar páginas de instituciones serias, oficiales y formales para disminuir el riesgo de error pero del mismo modo debemos reforzar nuestro intelecto mediante la lectura de buenos textos y el consumo de material de calidad que permitan el uso de nuestro cerebro en la fabricación de conocimientos vinculantes para poder comprender y profundizar de forma integral todos esos temas de interés que un maestro y sus  alumnos deben manejar en la vida diaria.

Recomendaciones para aumentar nuestra cultura general:

1. Leer más libros y más seguido, en especial clásicos de la literatura.

2. Leer los periódicos de buen nivel de contenidos y redacción.

3. Usar Wikipedia para buscar datos en temas variados.

4. Ver buenas películas de cine, especialmente aquellas de corte artístico.

5. Interesarse por temas variados y no permanecer siempre en un mismo campo.

6. Hacer crucigramas profundizando en los datos que nos piden.

7. Leer blogs de interés y variados.

8. Rodearse de personas con cultura general

9. Visitar las páginas web de museos, escuelas de arte, entre otros.

(Visited 1 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *