Pedagogía: La apreciación artística en las escuelas

Dos destacadas personalidades de dos de las artes mayores –la pintura y la música- fallecieron esta semana, dejando enormes vacíos entre sus seguidores, quienes disfrutaron su creatividad en los distintos frentes que desarrollaron su actividad. El peruano José Tola, pintor y escultor de gran imaginación y particular estilo, y el español Camilo Sesto, cantautor popular de baladas y pop-rock que fue ídolo de multitudes durante dos décadas (setenta y ochenta). Estas desapariciones de artistas poco conocidos entre las nuevas generaciones nos hace reflexionar en el papel de la escuela en la formación de la competencia relacionada a la apreciación artística en los estudiantes.

 

Es un consenso general, en el mundo entero, que las nuevas generaciones –niños y adolescentes- han perdido capacidades para apreciar las diversas manifestaciones artísticas que se han generado a lo largo de la historia, básicamente porque la escuela ha perdido terreno frente a la sobrecarga de estímulos tecnológicos que reducen todo a cosas inmediatas, de diversión, ligeras y digeribles sin mucho esfuerzo cognitivo. Por eso el reggaetón se impone frente a cualquier otro género musical (antiguo o  nuevo) y las películas de acción o los juegos violentos son favoritos frente a una exhibición de cuadros, esculturas o cine sin efectos especiales.

La muerte, hace una semana, del pintor y escultor peruano José Tola (1943-2019), fue lamentada por un reducido círculo de personas, mayores en gran parte, y básicamente limeñas, que tuvieron contacto con su obra, caracterizada por los colores fuertes y las figuras deformes, antropomorfas y a la vez monstruosas. Tola, quien desarrolló su arte plástico desde la década de los setenta tras haber estudiado bellas artes en España, se convirtió en uno de los máximos exponentes del modernismo y el arte contemporáneo, asociado a las élites intelectuales capitalinas. En el distrito de Miraflores aun se puede ver un extraño personaje, esculpido por él, que causó polémica por su inexplicable forma y significado.

Y hace pocos días, el mundo del espectáculo lloró la partida de Camilo Sesto (1946-2019), cantante y compositor español que colocó más de 50 canciones en el pico más elevado de la popularidad en toda Latinoamérica y España. Incluso en EE.UU. se le llegó a llamar “El Sinatra Español”. Reconocido por su poderosa voz de tenor y sus letras románticas e intensas, Camilo Sesto marcó una época con este estilo de canto que glorificaba el amor en su versión más sublime y dolorida, un rezago de la tradición que habían sentado los libros de poemas del siglo de oro y los más contemporáneos boleros. Así vivían el amor las parejas adolescentes de los años setenta y ochenta, con declaraciones como “vivir así es morir de amor”, “si me dejas ahora no seré capaz de sobrevivir” y otras frases de humano melodrama.

¿Qué hacemos desde la escuela para estimular la apreciación artística? Poco, a decir verdad. La avalancha de contenidos que llegan por internet, redes sociales y la televisión (programas de entretenimiento, realities) han ido deformando la capacidad de los más jóvenes, quienes ya no se cuestionan cuando les ponen delante un cuadro o una escultura extraña ni se emocionan con los versos de un cantante que, con elegancia y sin malcriadeces, declara su pasión por una mujer.

La educación moderna busca, por lo menos de manera declarativa, recuperar el aspecto humanista que tuvo en épocas pasadas, combinando esto con la necesaria especialización tecnológica y la búsqueda de desarrollo de capacidades que les permitan insertarse, de manera rápida y rentable, en el mercado laboral. La tarea es difícil, cuesta arriba, debido a las prioridades de los medios de comunicación masiva.

¿Usted qué opinan sobre este tema?

 

(Visited 1 times, 1 visits today)

One Response to Pedagogía: La apreciación artística en las escuelas

  1. YSABEL PAREDES dice:

    Buenas tardes:

    Soy escritora infantil, y voy a presentar mi cuento titulado: LOS VALEROSOS MOCHE en el ICPNA de Miraflores, en el mes de Octubre. Me gustaría tener de invitado una PEDAGOGA (O) Sobre literatura infantil, si ustedes tienen el contacto, se lo agradezco por anticipado. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *