Reflexiones Magisteriales: Los principios educativos

Reflexiones Magisteriales: Los principios educativosEn las primeras páginas del documento oficial del Currículo Nacional nos encontramos con una mención breve respecto de los llamados "principios de la educación", valores que deben ser la orientación básica de cualquier política educativa -y de otras actividades humanas también- que tenga la intención de consolidarse como la fuente de formación de ciudadanos íntegros, cuyos perfiles personales y profesionales sean realmente garantía de contribuciones al desarrollo de una sociedad más justa, alturada, honesta e identificada con la noción de país que supuestamente todos queremos. En este nuevo grupo de posts asociados al nuevo currículo exploraremos el significado de estos principios rectores de la educación.

Cuando hablamos de "principios" lo primero que nos viene a la mente son aquellas bases que determinan nuestras acciones. Ser considerado una persona "de principios" constituye, por lo menos en teoría, el más alto de los honores para cualquier ser humano. Por ello defender los principios de la educación debería ser la inspiración primordial de todos aquellos agentes sociales que, de una u otra manera, están involucrados en el desarrollo de la gestión de políticas educativas.

Los principios, según la sexta acepción del vocablo consignada en el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, son las "normas o ideas fundamentales que rigen el pensamiento o la conducta". Esta definición es suficiente para comprender la importancia y profundidad que domina toda conversación o análisis que realicemos sobre el tema. Curiosamente, basta ver la evolución de nuestros sistemas educativo, social y político para ver que, precisamente, son principios los que faltan en diversos niveles del entramado social.

¿De qué habla, entonces, el nuevo currículo nacional cuando despliega su argumentación conceptual con los "principios de la educación"? ¿Cómo evitar verlo como una simple mención declarativa que finalmente está escrita e impresa pero que no se refleja en hechos concretos? ¿Cómo aplicamos, de manera convincente, estas directrices al momento de elaborar leyes, buscar mejoras, escuchar opiniones opuestas y hasta radicales, tratar a nuestros colegas, a los padres de familia, a los mismos estudiantes? Librarse de la percepción de que los principios solo se mencionan pero no se cumplen es una tarea titánica que cada maestro, desde su sula, brindando buenas enseñanzas, ejemplos a seguir, orientaciones alturadas y libres de intereses personales o partidarios, está llamado a ser, independientemente de quien gobierne o quien sea el ministro de ocasión.

Por eso vamos a hablar de los conceptos de cada uno de los ochos Principios de la Educación que aparecen como el faro que debe guiar las acciones orientadas hacia e cumplimiento del currículo en la Educación Básica Regular. Ocho de estos once principios han sido tomados del Artículo 8 de la Ley 28044 (Ley General de Educación), suscrita durante el gobierno de Alejandro Toledo, en el 2003; mientras que la igualdad de género y el desarrollo sostenible han sido adaptados y añadidos a partir de las nuevas tendencias de la educación.

Siguiendo la línea de los anteriores temas -enfoques tranversales, plan de estudios, características del perfil de egreso- presentaremos un post semanal con cada principio, pero no para hablar de su papel educativo sino explorando sus significados primigenios, con la finalidad de que reflexionemos sobre su verdadero sentido y cómo deben servirnos para ser mejores educadores, mejores alumnos y mejores personas.

Estos son los diez Principos de la Educación:

(Visited 423 times, 1 visits today)

2 Responses to Reflexiones Magisteriales: Los principios educativos

  1. Aparte de los principios de la Ley General de Educación, debería ser guía los objetivos de la educación de los DD.HH., artículo 26° . Una pedagogía "para el mantenimiento de la paz" y no así, una pedagogía para multiplicar la violencia, que es, la pedagogía del GBM. Estamos a tiempo de corregir.

  2. Victoria dice:

    Muchas gracias

     

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *